LA TÉTRADA DE LUNAS ROJAS II

LA TÉTRADA DE LUNAS ROJAS II
Las Lunas rojas y el Ciclo de la Shemitá
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero



INTRODUCCIÓN
En el atardecer del 24 de septiembre (29 de Elul) comenzó el nuevo año hebreo 5775.  Y ya nos acercamos a la segunda luna de sangre (Ing. blood moon) de la Tétrada de lunas rojas, que en esta oportunidad acontecerá el 15 de Tishri en el calendario hebreo, el miércoles 8 de octubre en el calendario gregoriano.  Y que esta vez caerá al comienzo de la Fiesta de Tabernáculos de este año.

En esta Segunda parte sobre el tema de la Tétrada de Lunas rojas deseo actualizar la información de los acontecimientos conectados con esta señal estelar que, como vimos en la Primera entrega, tiene gran relevancia en el desarrollo del Plan profético de Dios para las naciones.

EL PATRÓN DE LAS LUNAS ROJAS
En la Primera parte vimos las ocasiones en las que ha ocurrido este fenómeno estelar, ocho (8) en total, según el conteo que nosotros llevamos.  Y presenciaremos la novena (9) Tétrada de lunas rojas.


Y observamos que según el patrón de las últimas Tétradas de lunas rojas, cada vez que ha aparecido este fenómeno estelar, acontece un evento importante en la historia de Israel.  Si tomamos en consideración las dos últimas:

Años 1949-1950. Entre los años 1949-1950, después de la creación del actual Estado de Israel, ocurrió la séptima tétrada de eclipses de lunas rojas.

Años 1967-1968 d.C.  En esta octava tétrada, Israel se consolida como nación al vencer la Guerra de los seis días y recupera toda la ciudad de Jerusalén y su antiguo territorio.

El Estado de Israel fue creado formalmente en 1948, y desde ese año hasta 1967 (cuando se logra la reconquista de Jerusalén como Capital de la nación) hubo 19 años.  Pero desde 1967 hasta el final de la próxima Tétrada de lunas rojas, en el 2015, habrán pasado 48 años.  Si unimos ambos lapsos de tiempos entre 1948 a 1967, y entre 1967 hasta el 2015, nos da la imagen de 19-48, o sea 1948.  ¡Es un dato curioso!  Pero por demás muy curioso.  Y recordemos que la señal de una luna roja, dentro de la perspectiva judía, es una señal que siempre apunta a algún evento relacionado con Israel.

Pero hasta la fecha, no tenemos idea de qué podría pasar en Israel.  Por ahora, entre la primera Luna roja de Pascua del 5774 (15 de abril del 2014) y la próxima Luna roja (8 de octubre del 2014), sólo ha ocurrido una guerra entre Israel y el gobierno terrorista de Hamas en la Franja de Gaza, que fue llamado por el Estado israelí como "Operación Margen Protector" (Hebrew: צוּק אֵיתָן, Tzuk Eitan, Eng. "Strong Cliff", Esp. "Monte Fuerte").  Esta guerra comenzó el 7 de julio del 2014 (7 de Tamuz) y culminó con un débil cese al fuego el 26 de agosto (30 de Av) de este mismo año.  Así que este último conflicto duró exactamente cincuenta (50) días (7 semanas: 7x7+1 día).

Si desea leer una actualización sobre este tema, haga click aquí.

EL PATRÓN DE LA SHEMITÁ
Éste es otro patrón sumamente interesante, que tampoco podemos ignorar, pues está circunscrito dentro de los ciclos del tiempo de Dios.  Y curiosamente, fue expuesto por Jonathan Cahn, otro pastor/rabino judío-mesiánico del Centro Jerusalem/ Beth Israel en Wayne, Nueva Jersey y presidente del Ministerio Esperanza del Mundo (Hope of the World Ministries).   


El pastor Jonathan Cahn es también autor del Best-seller por 10 semanas consecutivas, según el New York Times, "The Harbinger" (El Heraldo o Advertencia), que ha vendido más de 2 millones de copias y "The Mistery of the Shemitah" (El Misterio de la Shemitá)

El ciclo Shemitá es el ciclo de siete (7) años, en el cual el último es un año de reposo de la tierra. La Shemitá es una ley del Antiguo Testamento:
"Al final de cada séptimo año, tienes que anular las deudas de todos los que te deban dinero.  Lo harás de la siguiente manera: cada uno anulará los préstamos que le haya hecho a otro hermano israelita; nadie exigirá ningún pago de sus vecinos ni de sus parientes, porque habrá llegado el tiempo del Señor para la liberación de las deudas." (Deuteronomio 15:1-2, NTV)

Y para el pueblo judío, cada séptimo año es un año de liberación. "Liberación", en hebreo, es la palabra shemitá o "sh-mee-tah".  Dios no la concibió como un instrumento de juicio o castigo, sino de bendición.  En la Biblia la Shemitá no fue concebida como instrumento de juicio.  El ciclo final de la Shemitá era algo bueno para el pueblo, pues representaba el perdón de toda deuda, un nuevo comienzo; era como un programa social diseñado por Dios para ayudar a los pobres.  La "liberación de la Shemitá" era un ritual que se repetía cada siete (7) años.  Las instrucciones se encuentran en los primeros cinco libros de la Biblia (Éxodo 23:10-11, Levítico 25 y Deuteronomio 15). 

Este ciclo para el reposo de la tierra es el método de Dios para hacer frente a las diversas clases de personas necesitadas.  "No deberá haber pobres en medio de ti, porque el Señor tu Dios te bendecirá en abundancia en la tierra que te da como preciada posesión." (Dt 15:4, NTV).  Nuestro Señor Jesucristo, quien era un Judío practicante, se hace eco de esta orden en su oración modelo (Padre Nuestro), cuando nos enseña a orar: "Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores" (Mateo 6:12). 

En el Calendario hebreo nos estamos acercando a otro año Shemitá: el año 5775 (2014-2015), que comenzará con el atardecer del 29 de Elul del 5774 (24 de septiembre del 2014) y el comienzo del 1 de Tishri del 5775, con el que también comienza la Fiesta de las Trompetas, o inicio del año civil en el Calendario hebreo. Y este año Shemitá culminará el 29 de Elul del 5775 (13 de septiembre del 2015).

¿Pero qué hace el Ciclo y Patrón de la Shemitá tan especial en este tiempo?

Al pastor/rabino Jonathan Cahn el ciclo de la Shemitá le salió al encuentro, al igual como le sucedió al también pastor/rabino Mark Biltz con las lunas rojas.  Todo comenzó un día cuando el pastor Cahn estaba parado en una esquina de una calle en la "Zona Cero" (Ground Zero en inglés), en el Bajo Manhattan, donde antes estaban las Torres gemelas del Centro de Comercio Mundial (World Trade Center).  Su atención se dirigió a un árbol sicomoro que había sido derribado por la réplica del colapso del World Trade Center.  Y una voz suave parecía decirle: --"Hay un misterio aquí que tienes que buscar." 

La sugerencia entonces lanzó a Cahn a una búsqueda sobre la importancia del árbol sicomoro caído, y su reemplazo en la "Zona Cero" y otros paralelismos entre la caída del antiguo Israel y lo que ha afectado a los Estados Unidos de América desde los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

Y el pastor Cahn ha encontrado lo que él ha llamado en su libro "la Advertencia" y luego "el Misterio de la Shemitá", una serie de eventos o acontecimientos que guardan una relación sorprendente con patrones bíblicos y eventos históricos en nuestro tiempo y en un futuro muy cercano. Veamos:
  • El 17 de septiembre del 2001 (que resultó ser 29 de Elul), a las 05:00 PM, la Bolsa de valores de Nueva York cerró, terminando con la mayor pérdida en un solo día en la historia hasta ese momento. 
  • Siete (7) es el número de Dios.  El número de plenitud, cumplimiento (finalización). Siete (7) días, siete (7) horas y siete (7) minutos antes del cierre de la sesión sobre aquel fatídico día del 11 de septiembre, el primer avión se estrelló contra el Centro de Comercio Mundial (World Trade Center), lo que estableció la cadena de acontecimientos que llevaron a la posterior caída en Wall Street. 
  • La Bolsa de New York cayó 700 puntos o 7% de su valor.  En el atardecer del 29 de Elul.  El último día del año Shemitá, en ese preciso momento, en el que Dios ordenó a los Judíos que liberaran toda deuda e hicieran borrón y cuenta nueva en todas sus cuentas financieras. 
  • El Ciclo de Shemitá acontece al final de cada séptimo año, el último día del mes de Elul, o sea el 29 de Elul. El día de la liberación es un día de entre aproximadamente 2.520 días. La hora de la liberación es de una hora de entre 60.480 horas en el ciclo Shemitá.  Todas estas cantidades suman el número predilecto y fatídico de la Masonería/Iluminati: 9.  Y unidas dan el 99.
  • Siete (7) años más tardes (2008) en el calendario hebreo, el 29 de Elul (que resultó ser también 29 de septiembre), en el día y la hora de la liberación ordenada, al minuto, el mercado se estrelló nuevamente con la caída más grande en la historia, hasta el presente. 
  • En la caída de la Bolsa de New York del 2008, el mercado cayó 777 puntos, más del 7% de su valor. 
  • El próximo año Shemitá, el tercero seguido, comenzará al caer el sol del 24 de septiembre [29 de Elul 5774] de este año 2014. 
  • La hora de la liberación será en la puesta del sol del 13 de septiembre del 2015 (29 de Elul 5775). 
Cahn encontró en Isaías 9:10, la clave para interpretar los subsiguientes eventos después del 11 de septiembre del 2001:
"Decían: «Reemplazaremos los ladrillos rotos de nuestras ruinas con piedra labrada
y volveremos a plantar cedros donde cayeron las higueras sicomoros»."

Esta declaración soberbia y desafiante fue hecha por el liderazgo político-religioso de Israel después que el Señor envió a los ejércitos asirios a atacar al reino del Norte, como una medida de advertencia, para que el pueblo se humillara, se convirtiera a Dios y pudiera evitar su destrucción total y definitiva (en el año 853 a.C.).  Ellos no lo hicieron...  Desafiaron a Dios y a Sus profetas, y se revelaron aún más contra su Creador y su Hacedor.  Y finalmente vino la destrucción total del reino del Norte en el año 722 a.C. por manos del rey asirio Sargón II.

Cahn también encontró que la misma cita de Isaías 9:10, con la misma actitud soberbia y desafiante, fue declarada textualmente, el 12 de septiembre en el Capitolio, en Washington, por el líder de la mayoría del Senado, Tom Daschle; luego en el 2004, por otro senador, John Edward; y en el 2009, en su discurso inaugural, hizo lo propio el actual presidente Barack Obama. Y Cahn considera que tal declaración y su posterior ejecución desató mayor juicio contra los Estados Unidos de América y la recreación de un evento que aconteció 2,500 años atrás, y que afectará el futuro cercano de esa nación y de todas las naciones, a menos que se arrepientan de todo corazón.

El pastor/rabino Jonathan Cahn explica que el ataque del 11 de septiembre ocurrió en ese lugar, pues fue allí donde la nación americana fe consagrada por su primer presidente George Washington.  Él señala: --"En 1789, el recién inaugurado presidente George Washington dio una advertencia profética en el Salón Federal de la ciudad de Nueva York.  Él declaró que la prosperidad y la protección de los Estados Unidos dependían de su sujeción a Dios.  Más tarde, los líderes políticos de la joven nación se reunieron en la capilla de St. Paul, para encomendar el futuro de la nación a los propósitos de Dios.  Esa capilla se encuentra en la Zona Cero y sobrevivió milagrosamente a los ataques del 11 de septiembre, prácticamente indemne.  Pero el fundamento del Salón Federal fue ominosamente agrietado."--  Dios estaba llamando la atención al pueblo de los Estados Unidos de América.  Y lejos de ellos arrepentirse, se han rebelado aún más y han pecado con mayor resolución, alejándose rápidamente del camino de Dios, que los padres fundadores de la nación les dejaron.

En su libro "La Advertencia" (The Harbinger) el pastor Cahn expone nueve (9) advertencias que el Señor le ha dado a la nación norteamericana, para darle fiel cumplimiento a lo que Él dice a través de Su Palabra: "Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas" (Amos 3:7).  Y así lo ha hecho nuevamente en el caso de Israel, los Estados Unidos de América, Venezuela y las naciones.  Y en su libro "El Misterio de la Shemitá", como vimos arriba, él explica que desde los ataques del 11 de septiembre, se vienen cumpliendo eventos significativos en la economía de esa nación, que de ésta no cumplir con las demandas de Dios y no se arrepiente completamente a Él, sufrirá el mismo destino del reino del Norte, en Israel:
  • En el 2001 (5761), al final de un año Shemitá, hubo una severa caída en la Bolsa de valores de Wall Street, en New York.
  • En el 2008 (5768), al final de otro año Shemitá, hubo otra caída, aún más severa, en la Bolsa de valores de Wall Street, en New York.
  • Ahora en el 2015, se espera si el patrón de la Shemitá se cumple y la advertencia final del juicio Dios se ejecuta sobre esta nación...
En lo personal, este tema del patrón del Ciclo de la Shemitá me llama poderosamente la atención, porque les recuerdo a mis fieles lectores que en el año 1998 el Espíritu del Señor me guió a ir a orar a los Estados Unidos de América, especialmente a la ciudad de New Yor, porque un inminente juicio pendía sobre la economía de esa nación, por causa de la idolatría al dios Mamóm, por su orgullo, codicia y vanidad.  Y desde el 11 de septiembre del 2001 esa profecía se viene cumpliendo...

Si desea leer una actualización sobre este tema, haga click aquí.

EL ANUNCIO DEL COMETA SHOMAKER-LEVI
El pastor/rabino Mark Biltz, quien descubrió el fenómeno de la Tétrada de las lunas rojas y su relación con los eventos proféticos del fin, también hace una interesante relación entre los patrones de la Tétrada de las lunas rojas, la Shemitá y el otro evento estelar del cometa Shomaker-Levi que golpeó a Júpiter, en el año 1994. 

1994: Cometa Shomaker-Levy se estrella contra Júpiter
Mark Biltz ha notado que desde 1994 hasta el 2001, transcurrieron siete (7) años y hasta el año 2015 habrán transcurrido veintiún (21) años (3 ciclos de 7 años, 3x7= 21).  Y él relaciona que el cometa Shomaker-Levy (al pasar y antes de chocar contra Júpiter) se desfragmentó y veintiún (21) piezas chocaron contra el planeta "rey" de nuestro sistema solar, lo cual para él significa que ese período, que aglutina tres ciclos de siete años, es una señal de parte del Creador, que al final de ese período algo grande sucederá en nuestro planeta.   Es decir, cada golpe de las piezas del Shomaker-Levy contra Júpiter representó un "golpe de tambor" en el universo de Dios, para indicarnos que algo grande viene.

Personalmente analizo la estrecha y fuerte relación profética del cometa Shomaker-Levy y la Tétrada de las lunas rojas, en la Quinta entrega del estudio que hice sobre las Profecías de las lunas rojas, al que usted puede acceder haciendo click aquí.  Por lo que no voy a repetir esa información en este artículo, sino que dejo esa opción al lector que esté realmente interesado en conocer más sobre el tema.

Pero sí quiero resaltar cómo todo esto me afecta personalmente y ministerialmente, pues confirma lo que el Señor viene hablándome desde el año 1994 hasta la fecha:
  • En el año 1994, estando en Maracay, Venezuela, al aparecer el cometa dirigiéndose y golpeando a Júpiter, el Espíritu del Señor me dijo que le prestara atención a ese evento, pues era una señal. Y así lo compartí con mi esposa, con la iglesia y algunas personas cercanas a mi.  Pero no tenía idea de lo que esa señal pudiera significar ni a corto ni a largo plazo.
  • En el año 1998, estando en Amsterdam, Holanda, el Señor me dio instrucciones de ir, junto con mi familia, a los Estados Unidos de América, específicamente a la ciudad de New York, y orar por Su bendición sobre Su pueblo, pues un inminente juicio se cernía sobre la economía de esa nación.  Y allá estuve por tres (3) meses, desde finales de noviembre de 1998 hasta principios de febrero de 1999, y oramos en Washington D.C., en Lancaster, Pensylvania y en New York City, New York.  Este testimonio lo comparto ampliamente en el mensaje El Gran Engaño I
  • En el año 2001, estando en Hyderabad, India, en agosto, mientras me preparaba para una salida de descanso, junto con mi familia, el Señor me dijo que me preparara pues me era necesario pasar por los Estados Unidos de América antes de llegar a Venezuela.  Luego los eventos del 11 de septiembre ocurrieron y nosotros llegamos a esa nación, en octubre, en medio de gran agitación nacional; y el Señor me encomendó compartir mi testimonio de lo que Él me dijo y me ordenó hacer entre 1998 y 1999 en esa nación, y a llamar al arrepentimiento a Su iglesia.
  • En el año 2005, estando en Hyderabad, India, el Señor me encomienda escribir en un libro toda mi experiencia en los Estados Unidos de América y los descubrimientos bíblicos e históricos posteriores a los eventos del 11 de septiembre del 2001, lo cual hice en mi libro "El Gran Engaño" y que también he publicado en este Blog.  Si desea leerlo, puede hacer click aquí.
  • En el 2008, estando en Granada, España, el Señor me dirigió a orar por cuatro (4) montes de esa ciudad y me dijo que así como Él sacudió la economía de los Estados Unidos de América, Él iba a sacudir la economía de España y las naciones de Europa, como anticipo de la caída del reino político-religioso de la Bestia y su Nuevo Orden Mundial en ese continente.
  • En el 2009, estando en Granada, España, el Señor me encomendó la tarea de orar en las Cuatro (4) Puertas de influencia mundial, durante un período de cuatro (4) años: Granada, España, en el 2009; Roma, Italia, en el 2010; Atenas, Grecia, en el 2011; y Jerusalén, Israel, en el 2012.
  • En el 2010, estando en Maracay, Venezuela, después de regresar de dos (2) años de ministerio en España, antes del inicio del año religioso hebreo, el Señor me da las instrucciones de preparar a Su iglesia para que conozca Su lenguaje y Su tiempo, de manera que puedan entender lo que Él estaba por hacer en Venezuela y las naciones.  Lo cual por Su gracia y Sus fuerzas vengo haciendo, muy a pesar de la gran oposición y crítica que he recibido de en medio de la misma iglesia del Señor Jesucristo.
  • En el 2012, estando en Maracay, Venezuela, el Señor me guía a hacer Calendarios de planificación anual, tomando en cuenta Su tiempo, Sus Fiestas y Su agenda, para Venezuela y las naciones.  Lo cual por Su gracia y Sus fuerzas también vengo haciendo.  El primer Calendario de planificación que hice correspondió al del año 5772: Ayin-Bet (2012)
  • En el 2013, estando en Maracay, Venezuela, en junio de ese año, el Señor me guía a hacer el Calendario de planificación del 5774, y me dice que ese año (5774/2014) estaría signado por el rojo, que habrá grande destrucción, dolor, muerte y sufrimiento.  En julio de ese año, llegó a mi conocimiento el descubrimiento del pastor/rabino Mark Biltz sobre la Tétrada de las lunas rojas, lo cual resultó la primera confirmación de lo que el Señor ya me había dicho un mes antes.
  • En el 2014, estando en Maracay, Venezuela, nuevamente en junio de este año, mientras elaboraba y diseñaba el Calendario de planificación del 5775, el Señor me guía a declarar este próximo año, el Año del Espíritu Santo, por lo que Él está por hacer en Israel y las naciones; y días más tarde entro en contacto con el Misterio de la Shemitá del pastor/rabino Jonathan Cahn, lo cual amplía mi entendimiento sobre la importancia de conocer y entender los ciclos del tiempo y las Fiestas de Dios, para poder captar la revelación (mayor entendimiento) del Plan de Dios para las naciones.
Éste ha sido mi peregrinaje en el ministerio de intercesión-profética, en los últimos veinte (20) años.  Y no deja de sorprenderme y maravillarme la fidelidad de Dios con respecto a la Palabra profética y lo que Él viene revelando a través de Sus siervos los profetas concerniente a Su tiempo y Su Plan profético para las naciones.  Ha sido un peregrinaje doloroso y muy difícil, pues durante estos años he sido acusado de loco, de lunático, de fanático y de hereje; algunos han buscado dañar mi reputación y he sido abandonado por otros...  Pero el Señor ha sido fiel, y por Su gracia y el poder de Su Espíritu operando en mi, me ha permitido permanecer en pie y continuar con el ministerio y el mensaje que Él me ha dado para compartir con Su Iglesia, con aquellos que con un corazón sensible y dispuesto responden al shofar (trompeta) de Dios, y se prepararán y se apercibirán ante todo lo que Él está ya listo por hacer en Venezuela y las naciones.

Viene el día, y viene la hora, y la hora ya es, cuando la Iglesia de Jesucristo despertará y tendrá que salir del sistema del tiempo del mundo, del sistema babilónico del Nuevo Orden Mundial, y deberá prestarle mayor atención al sistema del tiempo del Reino de Dios, que Él estableció en Su Palabra.

Si queremos ser más fieles a la Palabra de Dios; si queremos ser más acertados en nuestra interpretación de la profecía bíblica; y estar mejor preparados para los eventos proféticos que están por cumplirse, no podremos seguir ignorando más el tiempo de Dios, Su Plan profético revelado a través de las Fiestas del Señor y Su lenguaje profético expresado en Su tiempo, los números y la revelación bíblica.

Y termino diciendo que aquí ¡NO SE ESTÁ PREDICIENDO LA VENIDA DEL SEÑOR!  Lo que he querido hacer es que analicemos señales estelares y patrones de eventos que están aconteciendo en el marco del sistema de tiempo del reino de Dios y su relación con Israel y las naciones. Y que considero que son pertinentes y relevantes para toda iglesia y todo discípulo de Jesucristo que con gran anhelo y amor espera por la Venida de nuestro Señor y Salvador.

Y Contrario a lo que ya muchos se atreven y se han atrevido a decir, personalmente:
1.  No creo que el rapto acontezca este año.  ¡Aunque anhelo que así fuera!
2.  No creo que el Señor venga en este año.  Aunque el Espíritu, la Iglesia y este servidor claman: ¡Ven, Señor Jesús!

Sí creo que:
1.  Estamos muy cerca de la Venida del Señor, más de lo que muchos imaginan o esperan.
2.  Estamos en medio de la Gran tribulación, aunque algunos lo nieguen.
3.  Vienen tiempos muy oscuros, más oscuros para Israel, los Estados Unidos de América, Venezuela y las naciones.  Y necesitaremos caminar bajo la revelación de la Palabra y el Espíritu de Dios.
4.  Estamos bajo el fuerte y despiadado ataque de un espíritu poderoso de engaño, que está guiando a la iglesia y a las naciones al error, a poner sus esperanzas en líderes políticos-religiosos humanos, en ideologías y doctrinas de facturación humana.
5.  El Señor Todopoderoso, con Su diestra de justicia y poder, preservará, fortalecerá y ungirá a Su pueblo, a Sus escogidos, ya sea para que mueran por la causa de Cristo o sigan siendo bendición (sal y luz) aún en medio de gran tribulación y sufrimiento.

¡Vamos a parar aquí!
¡Seguro que nos veremos pronto y seguiremos estudiando y analizando lo que el Señor está haciendo en nuestros días en anticipo a Su Segunda venida!


Nota:
Si desea conocer lo que podríamos esperar para el próximo año 5775, en el tiempo de Dios, le recomiendo que lea el mensaje "5775 SIGNIFICADO DEL AYIN-HEY, lo que podemos esperar para el año 5775", haciendo click aquí.

Si desea leer la actualización de eventos y mensajes proféticos concerniente a Israel y la Tétrada de lunas rojas, haga click aquí.

Fuentes:
http://www.wnd.com/2014/06/first-come-blood-moons-then-shemitah-year/
http://www.wnd.com/2014/07/blood-moons-expert-get-on-gods-calendar/
The Nine Harbingers and the collapse of America (Jonathan Cahn)
Conflicto palestino-israelí


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
Las Profecías de las lunas rojas III
Significado del Año 5775
Los números y el tiempo de Dios
El Lenguaje de Dios I
El Calendario hebreo III
La agenda del Nuevo Orden Mundial


COPYRIGHT. Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de reproducción. Para publicación web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobada por nuestro ministerio.

Por favor, incluya la siguiente declaración en las copias distribuidas: Por Daniel Guerrero © [Fecha] Ministerio León de Judá. Sitio web: http://leondejudamins.blogspot.com/

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!


¿QUIÉN SERÁ DEJADO ATRÁS? II

¿QUIÉN SERÁ DEJADO ATRÁS? II
Repensando el significado de Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35
Por profesor Dr. Benjamín L. Merkle
Traducido por Dr. Daniel Guerrero



INTRODUCCIÓN
En la Primera parte de este estudio el Dr. Merkle analizó el tema del juicio en referencia a ser "tomado" o ser "dejado atrás".  Para ello fue al Antiguo Testamento para analizar el discurso profético para confirmar su pista teológica; y luego analizó las enseñanzas de Jesús con respecto a estos temas.

Ahora en esta Segunda parte el profesor Benjamín L. Merkle analizará con mayor detalle los pasajes de Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35 y lo que otros comentaristas bíblicos dicen; para luego dar sus conclusiones finales.

3.- Dejados Atrás en Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35
Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento la imagen del juicio de Dios involucra que los impíos sean quitados mientras que los justos son dejados atrás.  La pregunta ante nosotros, entonces, es si ¿este mismo patrón se encuentra en Mateo 24: 40-41 y Lucas 17: 34-35?  Con el fin de demostrar que verdaderamente éste es el caso, ahora vamos a examinar el lenguaje particular de estos pasajes, principalmente mediante la respuesta a varias objeciones.

Curiosamente, la mayoría de los comentaristas bíblicos interpretan la noción de ser tomado como algo positivo y quedarse atrás como algo negativo. Por ejemplo, Geldenhuys sostiene que el texto se refiere a "el fiel que es tomado para encontrarse con Él (Cristo) y el incrédulo que es dejado para ser sometido a juicio". ¿Qué razones se ofrecen para esta posición? France sostiene que el verbo "tomado" * (gr. παραλαμβάνω, Mateo 24: 40-41; Lucas 17: 34-35) "implica llevar a alguien para estar contigo; y por lo tanto, aquí apunta a la salvación en vez de la destrucción del que es 'tomado'."  Si bien es cierto que el verbo se usa normalmente en el sentido positivo (por ejemplo, cuando Jesús "lleva consigo" a Sus discípulos), este uso no es en ningún modo exclusivo.  Mateo 27:27 dice: "Entonces los soldados del gobernador llevaron (πάρα-λαβόντες) a Jesús al pretorio, y reunieron a toda la compañía ante él."  En este uso del verbo aquí, es evidente que la persona que está siendo llevada no está siendo llevada junto con un amigo o compañeros; * por el contrario, Jesús está siendo llevado para ser golpeado, burlado, y juzgado por los líderes romanos.  Otro uso negativo del verbo se encuentra en Juan 19:16, donde Pilato lleva y entrega a Jesús a los Judíos para ser crucificado:  "Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron" (παρέλαβον).  Una vez más, es evidente que el verbo se usa también negativamente.  Por lo tanto, el argumento de que el verbo παραλαμβάνω [ser llevado o tomado] inherentemente comunica una noción positiva no puede ser sostenido.

Un argumento más fuerte a favor de la interpretación que ser dejado atrás es algo negativo se encuentra en el uso del verbo "dejado" (άφίημι, Mateo 24: 40-41; Lucas 17: 34-35).  A veces se observa que, este verbo se usa consistentemente para referirse a algo que es abandonado o desamparado (por ejemplo, vea Mateo 04:20, 22; 19:27, 29; 23:38; 26:56).  Aunque este argumento es ciertamente válido, puede haber una razón por la cual Mateo y Lucas usan el verbo άφίημι.  En Mateo 24: 2 Jesús profetiza:  "¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará  (άφεθη) aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada."  En este texto, Jesús señala que el juicio de Dios vendrá sobre Jerusalén y sobre todo el templo.  Nada, ni siquiera una piedra, escapará del juicio venidero.  Pero más tarde, con respecto a Su segunda venida, afirma que algunas personas van a escapar del juicio de Dios.  El uno será tomado, pero, a causa de la misericordia de Dios, el otro será dejado.  El juicio de Dios no va a visitar a éste sino que lo dejará (abandonará).  Por lo tanto, debido que la venida del juicio de Dios es el centro del pasaje, parece ajustado expresar que el escape a dicha resolución es ser dejado atrás (similar a la décima plaga en Egipto, donde los israelitas obedientes fueron preservados- es decir, no fueron llevados por la ira de Dios, sino que fueron dejados atrás).  En última instancia, ellos no son dejados atrás o abandonados por Dios; sino son aquellos a los que la ira de Dios les pasa por alto [ing. pass over] y los deja atrás de si [ing. left behind].  Aquellos que son dejados atrás, en última instancia, experimentan la salvación y la plenitud de la presencia amorosa de Dios.

Otro argumento para afirmar que los tomados son los que reciben salvación, mientras que los dejados atrás son juzgados, se basa en una comparación con Mateo 24:31.  En este texto Jesús declara que el Hijo del Hombre "enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro."  Se cree que los conceptos de juntarse y de ser tomado pueden igualarse, aunque hay que señalar que no se usa el mismo verbo.   Así como Mateo 24:31 enseña que Dios juntará a sus elegidos, así también los vv. 40-41 enseñan que los escogidos de Dios serán tomados, y reunidos para estar con Cristo.  Pero hay al menos dos factores que ponen en duda esta interpretación.  En primer lugar, el verbo "juntar" (έπισυνάγω) utilizado en Mateo 24:31 es un verbo afín al encontrado en la parábola de la cizaña donde Jesús dice: "Reúnan (συλλέγω) la cizaña y atadla en manojos para quemarla; pero recoged (συνάγω) el trigo en mi granero" (Mateo 13:30).  Es importante notar aquí que la reunión de los elegidos tiene lugar después que los incrédulos son reunidos primero (o tomados).  Por lo tanto, cuando venga el Hijo del Hombre, los incrédulos serán reunidos primero y luego Él reunirá a los que se quedan para disfrutar del reino con su Rey.  Tal vez esto es también lo que ocurre en 1Tesalonicenses 4:17.  Los incrédulos son tomados y aquellos "que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire."

Otros afirman que la imagen de Noé y Lot sugiere que aquellos que son dejados atrás son los que son dejados para juicio.  Comentando sobre la versión de Lucas del pasaje, Darrell Bock afirma, "La lectura más natural, basado en los ejemplos anteriores de Noé y Lot, es que uno es tomado para la salvación."  Este razonamiento no es difícil de seguir:  Noé y su familia entraron en el arca, mientras que todos los demás se quedaron atrás y murieron en la inundación.  Lot y su familia salieron de Sodoma y los que se quedaron experimentaron el ardor de la ira de Dios.  Por lo tanto, en ambos casos, se podría argumentar que los que se quedaron atrás fueron juzgados.  El problema con el análisis de Bock es que no toma en cuenta la noción de ser tomado. Porque, aunque se podría argumentar que la gente de los días de Noé y la gente de Sodoma fueron "dejados atrás", no es convincente argumentar que Noé y Lot fueron "arrebatados".  Con el ejemplo de Lot, él y su familia huyeron de la ira de Dios.  Esta imagen es similar a la enseñanza de Jesús que aquellos que estén en los techos no deben entrar en sus casas y los que estén en el campo no deben regresar por sus capas [Mt. 24:16-18].  Todo lo contrario, tienen que huir o enfrentarán al enemigo que viene a llevar a cabo el juicio de Dios inmediatamente. Por lo tanto, la analogía falla porque el problema no es que algunos se toman para salvación, mientras que otros se quedan atrás para juicio. Más bien, la cuestión es que el enemigo se acerca y el que quiera salvar su vida, tiene que huir- y los que no huyan serán tomados por la ira de Dios.

Un análisis similar se podría hacer con el ejemplo de Noé.  Hay pocas dudas de que Mateo ve a los que murieron por las inundaciones como ser "tomados".
"Porque en los días antes del diluvio comían, bebían y se casaban y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca;  y no supieron nada de lo que sucedería hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos.  Así será en la venida del Hijo del hombre." (Mateo 24: 38-39 NVI)

El versículo 39 dice que vino el diluvio y "se llevó" (ήρεν) a las personas.  Aunque este verbo es diferente de "tomado" (παραλαμβάνεται) en vv. 40 y 41, la proximidad de estas frases sugiere fuertemente que sean paralelos. Apoyando esta visión Gundry señala: "Pero la inserción paralelista de Mateo de ήρεν en ν 39, donde el juicio está a la vista, hace que en su Evangelio el ser tomado sea para juicio.  Por consiguiente, ser dejado atrás es ser dejado a salvo en vez de ser expuesto al juicio."  Así como la gente de los días de Noé fueron llevadas, así también aquellos que no están preparados serán llevados para el juicio, cuando el Hijo del Hombre regrese.  En cuanto a la versión de Lucas, el reporte de Summers comenta: "Uno será llevado a  juicio. En vista que el juicio es el único énfasis en el pasaje total, éste debe ser el significado aquí. Mientras que el otro es dejado a la feliz unión con el Hijo del Hombre en Su venida."

Este análisis es confirmado por la referencia del AT a Noé y el diluvio.  Génesis 7:23 dice, "Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé (LXX, κατελείφθη),  y los que con él estaban en el arca."  En este texto la idea de ser dejado atrás es contrastada ser matado o juzgado por Dios.  La gente en la tierra fue tomada por Dios y por lo tanto borrados.  Pero... Noé y su familia fueron dejados atrás y recibieron misericordia de Dios.  Este es un patrón común en el Antiguo Testamento.   El remanente que aún es dejado atrás es a menudo contrastado con aquellos que son matados, destruidos o borrados.  Así que, en eco con el texto del Génesis, Jesús nos está enseñando que aquellos que serán tomados serán juzgados, mientras que los que fueron dejados atrás recibirán salvación.

4.- Conclusiones
Aunque muchos suponen que los tomadas en Mateo 24: 40-41 y Lucas 17: 34-35 son tomados para estar con Jesús y aquellos dejados atrás son dejados para juicio, esta interpretación debe ser rechazada.  En todo el contexto de estos pasajes, Jesús utiliza un lenguaje que recuerda el juicio de la destrucción babilónica de Jerusalén y el posterior exilio de sus habitantes.  Los que fueron llevados fueron los juzgados por Dios, mientras que aquellos dejados atrás fue el remanente que recibió gracia.  Por otra parte, la enseñanza de Jesús confirma esta tesis.  En la parábola de la cizaña, el Hijo del Hombre envía a Sus ángeles para reunir a los hijos del diablo y echarlos en el horno de fuego, mientras que el trigo es dejado atrás (Mateo 13: 36-43).  El contexto de Mateo 24 y Lucas 17 también sugiere que Jesús está usando intencionalmente el lenguaje de juicio y remanente.  Tal lenguaje naturalmente trae imágenes de la anterior destrucción de Jerusalén en el que el enemigo vino y "se llevó" (es decir, fueron asesinados) a los de la ciudad.  Por último, el paralelo con Noé y el diluvio en los versículos precedentes fuertemente confirma nuestra tesis.  Al igual que en los días de Noé, la gente fue eliminada por la gran inundación, así también aquellos que no estén preparados serán eliminados cuando el Hijo del Hombre regrese.


Fuente:
Who will be left behind: Rethinking the meaning of Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35
http://www.renewamerica.com/columns/swank/080622


Si desea leer la Primera parte de este estudio bíblico, haga click aquí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
¿Quien será dejado atrás? I
El Rapto y la Gran tribulación II John Piper
El Rapto y la Gran tribulación I Corrie Ten Boom
El Gran Engaño VI, El rapto y la higuera
El Gran Engaño IV, La Gran tribulación
Todo ayuda para bien I
Vestidos del Señor Jesucristo I



¿QUIÉN SERÁ DEJADO ATRÁS? I

¿QUIÉN SERÁ DEJADO ATRÁS? I
Repensando el significado de Mateo 24:40-41 

y Lucas 17:34-35
Por profesor Dr. Benjamín L. Merkle
Traducido por Dr. Daniel Guerrero




Como mencioné al principio de la Primera entrega de esta serie de mensajes sobre el Rapto y la Gran tribulación, he sido movido por el Espíritu del Señor a compartirlo con mis lectores, pues estamos viviendo tiempos peligrosos, tal como lo profetizó el Señor, Sus apóstoles y profetas, donde abundan la mentira y el engaño.  Y no me ha movido otro interés que compartir la verdad que encontramos en la Palabra de Dios, sin ningún artificio teológico, ni malabarismo intelectual o racional.

Para ello, he estado publicando el testimonio y trabajo de tres personas de reconocida trayectoria espiritual y ministerial, y con tres acercamientos ministeriales distintos.  La primera, por aquello de las damas primeros y en especial si son señoras de mayor edad, publiqué el poderoso testimonio y claras enseñanzas de la evangelista Corrie Ten Boom, quien nos dio un acercamiento más evangelístico y testimonial de primera mano.  Luego, en la Segunda entrega, compartí las claras, breves y bíblicas enseñanzas del pastor y maestro Dr. John Piper, quien nos dio un acercamiento más pastoral.  Ahora, en esta Tercera entrega, he decidido publicar el estudio bíblico-teológico que hace el profesor de griego y Nuevo Testamento Dr. Benjamín L. Merkle, para darle un acercamiento más bien bíblico y teológico más profundo, para aquellos lectores que así lo demandan o desean.  Pero por lo extenso del artículo, lo he separado en dos entregas, para su mejor lectura y comprensión.

Pero me atrajo mucho el artículo y estudio bíblico del Dr. Merkle, porque luce más actualizado y relevante, en especial cuando vemos la explotación comercial que Hollywood y la Media norteamericana han hecho sobre el tema, por medio de publicaciones como "Dejados atrás", la reciente serie televisiva en HBO "Dejados" ("Leftovers" en inglés) y la próxima película a estrenarse "Dejados atrás" (Left behind), basada en la exitosa serie comercial de ciencia ficción cristiana de Tim LaHaye y Jerry Jenkins, con el prestigioso actor Nicolas Cage.  Pero además de lo pertinente del momento, el Dr. Benjamin Merkle nos ofrece un detallado y sólido estudio bíblico basado en el griego del Nuevo Testamento, que deja poco a la fábula y a la fantasía.

Profesor Dr. Benjamín L. Merkle
El Dr. Benjamin L. Merkle es profesor de Nuevo Testamento y griego en Southeastern Baptist Theological Seminary en Wake Forest, Carolina del Norte, EUA, donde ha enseñado desde el 2008.  Antes de llegar a SBTS, él enseñó en Malaysia Baptist Theological Seminary, en el sudeste de Asia, durante 7 años.

Veamos entonces que nos enseña el Dr. Merkle sobre el Rapto y la Gran tribulación, y ¿quién será dejado atrás?...

Repensando el significado de Mateo 24:40-41 
y Lucas 17:34-35 

A nadie le gusta ser dejado atrás.  A menudo, los niños claman "es injusto", cuando  el mayor de sus hermanos se les permite salir, mientras que ellos se quedan atrás. El presidente de los Estados Unidos incluso instituyó un programa de educación con el eslogan: "Que Ningún Niño Se Quede Atrás".  Lo mismo es cierto cuando pensamos en la escatología bíblica.  Algunos de nosotros hemos visto la película "Como un ladrón en la noche" (y las otras tres películas que siguieron esa serie), y todavía pueden cantar con Larry Norman "Me hubiera gustado que todos hubieran estado listos" (con el coro: "¡No hay tiempo para cambiar de opinión, el Hijo ha venido y te has quedado atrás!").  Más recientemente, hemos leído o escuchado acerca de los doce volúmenes de la serie escrita por Tim LaHaye y Jerry Jenkins "Dejados atrás" [Left behind en inglés].  Por lo que suponemos que el lenguaje de quedarse atrás en Mateo 24 y Lucas 17 se refiere a algo negativo. 
"Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.  Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada  (Mateo 24: 40-41).

"Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado.
 Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada"
 (Lucas 17: 34-35).

Muchos interpretan estos textos en el sentido de que los que son tomados, que son raptados, es para estar con el Señor, pero los que son dejados atrás permanecerán en la tierra para recibir los juicios de Dios.  Es mi opinión, sin embargo, que aquellos que se quedan atrás son los bendecidos, mientras que los que son tomados son los que son juzgados por Dios. Yo demostraré esta tesis en tres pasos.  En primer lugar, voy a establecer que las imágenes de los profetas, que se utilizan para describir la destrucción de los reinos del  norte y del sur, y sobre todo Jerusalén, son que los tomados fueron los juzgados por Dios, pero al remanente que quedó le fue mostrada misericordia.  Segundo, investigaré los conceptos de "ser tomados" y "ser dejados" en las enseñanzas de Jesús, incluso en el contexto de Mateo 24 y Lucas 17, en los que Jesús usa las imágenes de juicio y exilio, como una reminiscencia a los profetas del AT.  Esta dependencia en las imágenes del AT favorece la interpretación que aquellos "dejados atrás" recibirán salvación. Y finalmente, voy a considerar el lenguaje preciso de Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35, en particular respondiendo a varias objeciones. Nuestra tesis luego será confirmada con la comparación de Jesús con la gente en los días de Noé, que "fueron tomados" en el juicio, con aquellos que serán "tomados" cuando el Hijo del Hombre regrese.

1.- Dejados Atrás en el Antiguo Testamento
Con el fin de entender los conceptos de ser tomado y ser dejado atrás, será útil examinar estos conceptos en el Antiguo Testamento. Los profetas constantemente advirtieron a Israel y a Judá que sus enemigos vendrían y destruirían sus ciudades como parte del castigo de Dios.  Pero Dios no los destruiría por completo a ellos.  En su gracia, Dios dejaría atrás un remanente, que clame pidiendo ayuda y salvación. Son los que son dejados atrás los que son los bienaventurados.  Este patrón se ve muchas veces en los libros proféticos del Antiguo Testamento.

Por ejemplo, Isaías profetiza sobre el futuro de Jerusalén:
"En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes (LXX, το καταλειφθέν) 3  de Israel. Y acontecerá que el que quedare (LXX, το ύπολειφθέν) 4 en Sión, y el que fuere dejado (LXX, το καταλειφθέν) 5  en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes, cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sión, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación." (Isaías 4: 2-4)

Este texto es una profecía sobre la destrucción de Jerusalén y el consiguiente exilio. Observe que los que se quedan y permanecen son el remanente santo. En Isaías 3 el profeta describe cómo el Señor está "quitando" de Jerusalén y de Judá sus líderes (vv. 1-3). A causa de su infidelidad, Dios lavará la inmundicia de las personas impías y Sión será limpiado.  Pero aquellos que son dejados atrás son considerados el remanente justo.  Más tarde, en Isaías leemos de nuevo sobre el juicio venidero de Dios a través de los babilonios. Isaías profetiza al rey Ezequías que en los próximos días todo lo que la casa real poseía sería llevado a Babilonia:  "Ninguna cosa quedará" (LXX, καταλίπωσιν), de tus hijos que saldrán de ti, y que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia" (Is. 39:6-7).   La idea del juicio está consistentemente atado con el concepto de ser tomado [o quitado].

Isaías, sin embargo, no es el único profeta en emplear tales imágenes.  Así mismo, Jeremías profetiza respecto a la inminente catástrofe que vendrá sobre Jerusalén:  "Huid, hijos de Benjamín, de en medio de Jerusalén ... porque el desastre se cierne desde el norte, y quebrantamiento grande" (Jer 6: 1). Debido a que las personas se negaban a arrepentirse y a buscar al Señor, pronto experimentarían la ira de Dios. En 6: 11-12 el Señor condena a Judá.
"Por tanto, estoy lleno de la ira de Jehová, estoy cansado de contenerme; la derramaré sobre los niños en la calle, y sobre la reunión de los jóvenes igualmente; porque será preso tanto el marido como la mujer, tanto el viejo como el muy anciano. Y sus casas serán traspasadas a otros, sus heredades y también sus mujeres; porque extenderé mi mano sobre los moradores de la tierra, dice Jehová."

Las imágenes aquí son similares a las encontradas en los textos de Isaías.  El Señor va a castigar a Su pueblo por su pecado trayendo juicio sobre ellos por medio de otras naciones.  Estas naciones destruirán la ciudad y matarán a muchos de sus habitantes.  Aunque en este pasaje no se hace mención de los que se quedan atrás, está claro que a los que se llevaron fueron los juzgados por Dios.

Aunque podría tenerse en cuenta muchos otros textos, bastará mencionar otros dos de los Profetas Menores.  Sofonías describe el juicio de Dios sobre Jerusalén por su abierta rebelión.  Por lo tanto, el Señor declara que va a "quitar" de en medio a los que son orgullosos y arrogantes (Sofonías 3:11).  Y continúa: "Y dejaré (LXX, ύπολείψομαι) en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el Nombre de Jehová.  El remanente de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados, y dormirán, y no habrá quien los atemorice (LXX, oi κατάλοιποι) en Israel" (Sof. 3, 12-13).  Según este texto, el injusto será tomado, y los justos serán dejados atrás.  Por último, el profeta Zacarías habla las palabras del Señor a las personas rebeldes: "Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella" (LXX, ύπολειφθήσεται; Zac. 13:8).  Una vez más, los que son tomados (o "cortados") son los que se pierden, mientras que los que se quedan atrás permanecen vivos.

Al igual que los profetas del Antiguo Testamento, Jesús anuncia la inminente destrucción de Jerusalén y lo hace utilizando el lenguaje de los profetas, lenguaje que les recuerda a los oyentes o lectores el juicio de Dios sobre Jerusalén.  La audiencia original de Jesús habría estado muy consciente de tales descripciones proféticas.  Ellos habían entendido que ser tomados era negativo y que ser dejados atrás se refería a algo positivo. 

2.- Dejados Atrás en las Enseñanzas de Jesús 

Muchos de los que interpretan los  pasajes de Mateo 24 y Lucas 17, en el sentido de que los tomados son arrebatados para estar con el Señor, a menudo citan a 1 Tesalonicenses 4:17 en su defensa.   En este texto Pablo intenta consolar a los creyentes de Tesalónica que tenían miedo de que los cristianos que murieron antes del regreso del Señor se perdieran el reino futuro.  Pablo, sin embargo, les asegura que así como Jesús murió y resucitó, así también aquellos que ya murieron en Cristo resucitarán en Su regreso (cf. 1Co. 15:50-52).  De hecho, su resurrección precederá a la reunión de los creyentes que todavía estarán vivos.  Pablo escribe: "Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado (oi περιλειπόμενοι), seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" (1 Tes 4 : 17).  La imagen aquí es que los creyentes son tomados para estar con el Señor.

Pero hay por lo menos tres problemas con el uso de este texto para interpretar a Mateo 24 y Lucas 17.   En primer lugar, tenemos que ser un poco cautelosos de interpretar inmediatamente a Jesús (y a los escritores de los Evangelios) a través de Pablo.  Aunque debemos tomar a todas las Escrituras como inspiradas por Dios y, por tanto, unificadas en su mensaje, lo mejor es buscar primero ayuda interpretativa en el mismo escritor (en este caso Mateo o Lucas).  En segundo lugar, las palabras de Pablo se encuentran en un episodio.  Él está escribiéndole una carta a sus amigos con el fin de corregirles su malentendido acerca de la venida del Señor.  Las palabras de Jesús están en el contexto de una sección profética/apocalíptica de los Evangelios.  Por lo tanto, parecería más útil considerar pasajes similares de literatura profética o apocalíptica.  Por último, el contexto de las palabras de Pablo en Tesalonicenses es muy diferente a las palabras de Jesús en los Evangelios.  Pablo está escribiendo para consolar y ofrecer esperanza, mientras que las palabras de Jesús se encuentran en el contexto de juicio. 

La imagen de ser tomados como una señal del juicio de Dios también se encuentra en la enseñanza de Jesús en otros lugares.  En la parábola de la cizaña (Mateo 13:24-30, 36-43) Jesús compara el reino de los cielos con un hombre que siembra buena semilla en un campo.  Pero mientras dormía, el enemigo sembró cizaña entre el trigo.  Por consiguiente, el trigo y la cizaña tenían que crecer juntos para luego ser separados solo durante la cosecha.  Jesús interpreta esta parábola diciendo que el campo es el mundo y que el trigo representa a los hijos del reino, mientras que la cizaña son los hijos del maligno.  El tiempo de la cosecha representa el fin del mundo y los segadores son los ángeles.  Y continúa: "Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de Su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes" (Mateo 13:41-42).   Aunque hay que tener cuidado de presionar los detalles de una parábola, vale la pena señalar que en este pasaje es el injusto el que es tomado para que aquellos que son dejados puedan disfrutar del reino. "Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino del Padre" (Mateo 13:43).

Al igual que en los pasajes proféticos del Antiguo Testamento que representan la ira de Dios sobre Jerusalén, Mateo 24 también es coloreado con el tema del juicio.  La conversación entre Jesús y Sus discípulos comienza cuando Jesús predice que el templo será destruido por completo (v. 2).   Al responder a las preguntas de los discípulos acerca de cuándo será destruido el templo y las señales del fin de los tiempos, Jesús les advierte a Sus discípulos acerca de los falsos Cristos, falsos profetas, y cómo la anarquía aumentará y el amor se enfriará (vv. 3-14).  El lenguaje de juicio de Jesús se intensifica luego cuando Él usa específicamente la imagen de juicio del AT, para describir la situación en Jerusalén cuando sea destruida.
"Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.  El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.  Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!" (Mateo 24: 16-18; cf. Lucas 17: 31-32).
La imagen aquí es de un poderoso enemigo que viene a conquistar la tierra y a matar a sus habitantes.  No hay tiempo para recoger las pertenencias de uno.  La gente no tiene tiempo para entrar en sus hogares para recoger sus pertenencias, o devolverse de los campos para recoger sus capas.  Las mujeres embarazadas y las madres lactantes son dignas de lástima debido a sus limitaciones en el intento de huir del enemigo.  Esta imagen es una reminiscencia de la destrucción de Jerusalén en el año 587 a.C.  Así como los babilonios saquearon la ciudad y masacraron a muchos de sus residentes, así también habrá una gran tribulación cuando Dios juzgue de nuevo la ciudad.  Con el fin de evitar ser "arrebatados" por el enemigo, hay que huir a las colinas y correr por su vida.

El contexto del pasaje de "Dejados atrás" en Mateo y Lucas incluye una comparación con Noé y el gran diluvio (Mateo 24:37-39; Lucas 17:26-37).  Al igual que en los días antes del diluvio, cuando la gente vivía la vida como de costumbre, así será cuando el Hijo del Hombre regrese.  Él vendrá en un momento cuando las personas estarán desprevenidas y, al igual que en los días de Noé, serán eliminadas.  Pues bien, del relato de Génesis podemos ver que, el diluvio cayó sobre la tierra para juzgar a sus rebeldes habitantes.  Del mismo modo, el Hijo del Hombre volverá cuando la gente menos lo espere.  Algunos serán tomados [eliminados] como los del diluvio, pero otros se quedarán atrás y experimentarán una salvación similar a la de Noé y su familia.
 
En el relato de Lucas está la comparación adicional de Lot y la ciudad de Sodoma (Lucas 17: 28-29).  En el día en que Lot salió de Sodoma "llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos" (Lucas 17:29). Lucas añade la poderosa advertencia: "Acordaos de la mujer de Lot" (Lucas 17:32).  Lo que hay que hacer hincapié en este punto es que este evento es un vívido recordatorio del juicio de Dios sobre los impíos.  Los que tratan de devolverse, como la mujer de Lot, caerán bajo condenación. 

Mateo se refiere también al regreso de Cristo como un ladrón (Mateo 24: 42-44).  Un ladrón viene a robar por la noche, cuando el dueño de la casa está durmiendo.  Jesús, como el ladrón, volverá en un momento en que muchos no estarán listos y como consecuencia van a ser juzgados.  Usando otra analogía, Jesús también advierte a su audiencia, informándoles que aquellos siervos malvados que actúan injustamente porque creen que su amo se retrasa, serán condenados, cortados en pedazos y arrojados en un lugar donde habrá llanto y crujir de dientes (Mateo 24: 48-51).  Un ejemplo final en la enseñanza de Jesús que hace hincapié en el elemento de juicio, se encuentra en la narración de Lucas.  Lucas termina la sección sobre el juicio venidero con la declaración proverbial: "Dónde está el cadáver, allí se juntarán los buitres" (Lucas 17:37). 

La razón para examinar el contexto de los pasajes de Mateo 24 y Lucas 17 es demostrar que los dichos de Jesús en relación que unos son tomados y otros son dejados atrás se formulan en una profecía que hace hincapié en el juicio de Dios.  Al igual que en los días de Noé, Lot y la destrucción de Jerusalén, así mismo será será cuando regrese el Hijo del Hombre.  Por cuanto no estarán preparados, muchos serán llevados [tomados] hacia la destrucción, mientras que aquellos dejados atrás recibirán gracia y salvación.


Nota del traductor: Este artículo contiene muy interesantes notas al pie de página, en las que el autor, cita otras obras para respaldar su estudio.  Si desea ver estas notas, puede ir a la versión original en inglés dada abajo en la fuente.  He decidido suprimirlas, para comodidad de los lectores, para no hacer más larga esta entrega.

En la Segunda parte de este artículo el Dr. Merkle él hace un detallado análisis bíblico de los pasajes de Mateo 24 y Lucas 17 y da sus conclusiones del estudio.  Si desea continuar con la Segunda parte de este artículo, haga click aquí.

Fuente:
Who will be left behind: Rethinking the meaning of Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35
http://www.renewamerica.com/columns/swank/080622


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
¿Quien será dejado atrás? II
El Rapto y la Gran tribulación II John Piper
El Rapto y la Gran tribulación I Corrie Ten Boom
El Gran Engaño VI, El rapto y la higuera
El Gran Engaño IV, La Gran tribulación
La marca de la Bestia II
Todo ayuda para bien I
Vestidos del Señor Jesucristo I