EL GRAN ENGAÑO II

EL GRAN ENGAÑO II
Crónicas de intercesión profética en los Estados Unidos de América

Las señales del Fin de los tiempos
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero



INTRODUCCIÓN
En la Primera parte de esta entrega sobre El Gran Engaño I, conté brevemente mi experiencia de intercesión en los Estados Unidos de América y cómo lo que el Espíritu del Señor me dijo entre 1998 a 1999 se cumplió fielmente el 11 de septiembre del 2001, exactamente tres (3) años después, con lo que ha sido conocido como "el ataque terrorista al Centro de Comercio Mundial en New York".

Además de cumplirse (y sigue en pleno cumplimiento) el inicio de la crisis económica de los Estados Unidos de América, tal como el Señor me lo dijo, lo que más impactó mi mente y espíritu fue que los tres sucesos relacionados con el ataque terrorista del 11 de septiembre acontecieron en los tres lugares donde mi familia y yo intercedimos: en Washington, New York y en Pennsylvania (en ese orden).

También semanas y meses después, cada uno de estos ataques dejó muchísimas dudas y preguntas sin contestar, que apuntan a que fue un nuevo montaje mentiroso y engañoso del establishment de Washington, tal como lo fue el ataque a Pearl Harbor, las guerras contra Vietnam, Afganistán e Iraq, todas realizadas con argumentos falsos para lograr fines políticos y económicos, según la agenda del Nuevo Orden Mundial.

No me voy a detener en este último punto, pues es mucho lo que habría que analizar en cada suceso por separado.  Pero si lo desea, usted podría encontrar por Internet cientos, si a caso no miles de artículos y vídeos, escritos o producidos por expertos ingenieros y profesionales de diferentes campos, que analizan lo ocurrido en cada uno de estos sucesos y todos concluyen que la falsedad de la versión oficial del gobierno norteamericano domina por encima de la verdad y la justicia.

Pero aquí les comparto un breve vídeo que resume en 7 minutos algunos de los temas mencionados, entre otros, que exponen el Misterio de la iniquidad, la Agenda de las sociedades secretas y el Nuevo Orden Mundial:

Creo que lo he dicho en otros escritos, tales como "La marca de la bestia" y "la Biblia y las profecías del 2012": la nación de los Estados Unidos de América encaja perfectamente con la descripción que hace el apóstol Juan sobre el Falso profeta, en su Apocalipsis (Ap. 13:11-18).  Y este punto lo vamos a analizar ampliamente en próximas entregas, cuando estudiemos las dos bestias, tanto la que sale de las aguas como la que sale de la tierra.

Todos estos casos de mentiras y engaños relacionados con la nación de los Estados Unidos de América y mucho de la profecía que ha emanado de ella, es lo que me llevó a colocarle el título a mi libro El Gran engaño.  ¡El Gran engaño que ha sido propagado desde suelo norteamericano, por medio del espíritu del Falso profeta!

LAS SEÑALES DEL FIN
Dicho lo anterior voy a proseguir compartiendo, ahora el Segundo capítulo del libro El Gran engaño.  En vista de lo extenso de este capítulo, pues analizaremos las diferentes señales dadas por el Maestro a Sus discípulos, voy a fraccionarlo, de manera que sea más fácil su lectura, análisis y comprensión.
“Y Jesús les dijo:
Mirad que nadie los engañe”
Mateo 24:4
Los discípulos acababan de escuchar de boca del Maestro una sentencia demasiado seria y difícil de aceptar… el templo será completamente destruido (Mt. 24:1-2).

En su mente se acumulaban toda una serie de preguntas y emociones: ¿Cómo será eso posible? ¿Y qué de las promesas que nuestros padres recibieron? ¿Qué del pacto eterno que Dios hizo con nuestros padres? ¿Será éste el fin para Israel y el mundo?

Los evangelistas cuentan que hicieron una de esas tantas preguntas que estaban en sus mentes, expresada en tres partes: “¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” La respuesta del Maestro no es menos sorprendente. No les da una respuesta teológica, ni mucho menos sistemática; sino que les da una respuesta pastoral, una advertencia que apunta al corazón: ‘No se dejen engañar’. Esta advertencia es clave, pues Él la repite cuatro veces (24:4,5,11,24).

Este engaño vendrá principalmente por medio de la venida de falsos cristos y falsos profetas.

He aquí el dilema. Por lo menos mi dilema. Mi conflicto. Porque yo mismo puedo ser engañado y también engañar. Es una tremenda responsabilidad compartir la Palabra del Señor. Y la responsabilidad de compartir lo que he aprendido y vivido es a lo que he rehuido por muchos años. Por la misma razón expresada arriba. Porque yo mismo puedo estar engañado…

De allí que lo hago con humildad, como uno que da voces en el desierto. Y es mi profunda rogativa que usted cuando lea este libro, también medite y escudriñe las Escrituras, y pida la dirección del Espíritu Santo. Que usted sea como esas personas sabias en Berea, que aún escuchando el Evangelio de boca del apóstol Pablo, no se detuvieron de corroborar el mensaje que el apóstol les compartió. Este servidor, es uno mucho más pequeño que el apóstol Pablo, así que con más razón usted deberá “cada día escudriñar las Escrituras para ver si estas cosas son así” (Hch. 17: 10-11). Ahora puedo proseguir un poco más tranquilo, confiando que usted seguirá la advertencia que le he dado.
Falsos cristos
"Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: 
“Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán."
Mateo 24:4-5
¿Qué hacen los cristos? Los cristos salvan. Por lo menos en la mentalidad judía esa era la expectativa: que el Cristo (el Mesías) los salvaría de sus opresores gentiles. Para ese tiempo los opresores de turno eran los romanos.

Pero el Maestro da un mensaje totalmente opuesto a las expectativas de sus discípulos judíos. Los falsos cristos ofrecerán salvar; pero este Maestro nazareno, que todos creían era el Mesías, les promete que lo que oirán son noticias de guerras y rumores de guerra, de luchas entre las naciones, de pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. Y cierra este primer punto diciendo que todo eso apenas “será principio de dolores”. -Tranquilos chicos, eso apenas es el comienzo de los sufrimientos- diríamos nosotros ahora.

Para quitar cualquier esperanza de salvación temporal, el Maestro luego dirige su discurso al sufrimiento que sus propios discípulos tendrán. Serán entregados a tribulación, los matarán, serán rechazados y perseguidos. O sea, este Mesías nazareno no ofrece salvar a los judíos ni tampoco ofrece salvar a sus propios discípulos. ¿Ya ahora entienden por qué Judas decidió entregar al Maestro? ¿Y por que el resto de los discípulos se decepcionaron de él y lo abandonaron al final? Este Mesías, el que supuestamente era el verdadero, no prometía ni salvar a sus discípulos ni mucho menos podría salvarse a si mismo. Recuerde: ellos lo vieron sufrir y morir como un delincuente común clavado en una horrenda cruz romana, el instrumento mortal de sus opresores.

Pero nuestros falsos cristos de los últimos días son mejores. Ellos sí nos prometen que no sufriremos, que no tenemos que padecer necesidad. Nos ofrecen total prosperidad. Nos dicen que todos nuestros enemigos están derrotados y nunca, pero nunca nos podrán tocar ni nada malo nos podrá pasar. Ellos nos prometen la salvación del terrorismo, del imperialismo, del capitalismo, del comunismo y cuanto ‘ismo’ haya en boga. Ellos tienen sus sistemas ideológicos, con importantes poderes e instituciones que los respaldan, y otros cristos tienen grandes ministerios y mega-iglesias que soportan sus mensajes mesiánicos de salvación y bienestar temporal.

Falsos profetas
"Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, 
el amor de muchos se enfriará. 
Pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
Y será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, 
y entonces vendrá el fin."
Mateo 24:11-13

Pero la otra advertencia es contra los falsos profetas. ¿Qué hacen los profetas? Los profetas guían. Ellos enseñan la Palabra de Dios, la cual viene por medio de los libros que anteriores profetas escribieron, lo que llamamos la Biblia (1Pe. 1:10-12; 2Pe. 1:19-21; 1Tim. 3:16-17); o por vía oral, lo que llamamos mensajes proféticos (1Cor. 14:3,5,24-32). Los profetas de Dios guían para traer edificación, exhortación, consolación y salvación, por lo menos es lo que podemos aprender de la enseñanza apostólica de Pedro y Pablo, e indudablemente por los múltiples ejemplos de los fieles profetas del Antiguo Testamento.

El Maestro nos dice que una señal del fin es la existencia de falsos profetas, los cuales “engañarán a muchos” (Mt. 24:11). La enseñanza de estos falsos profetas resultará en desencanto y desilusión, lo cual producirá que “el amor de muchos (entiendo discípulos) se enfriará” (2Pe. 2:1-22; Ju. 3-17). Esto lo podemos ver dramáticamente y dolorosamente en los países de Europa, que fueron expuestos a toda suerte de falsas enseñanzas bíblicas y teológicas, lo que ha resultado en que la iglesia, en esta área de nuestro mundo, está decreciendo como en ninguna otra parte. La iglesia (institucionalizada) está muriendo en Europa. Pero no la iglesia de Jesucristo en Europa, que sigue la palabra profética segura que encontramos en la Biblia (2Pe. 1:19-21).

El Señor continua, pero con buenas noticias: el Evangelio del reino seguirá siendo predicado hasta el final. Nada ni nadie podrá impedir la proclamación del mensaje profético del Evangelio de Jesucristo. Nos dice que si bien es cierto los falsos profetas engañarán a muchos hasta el fin; los profetas de Dios ayudarán a salvar a muchos (a aquellos que perseverarán hasta el fin), por medio de la proclamación del Evangelio del reino de Dios a todas las naciones. Por eso la iglesia de Dios es tanto apostólica (enviada), como profética (proclamadora), para llevar la Palabra de Dios (Ef. 2:19-22) al mundo, mediante el poder del Espíritu Santo (Hch. 1:8).

Luego el Señor hace un giro interesante. Ahora dirige la atención de sus asustadizos discípulos a algo mucho más escalofriante, a un evento que estaba como un trauma colectivo en la mente de todo judío: la destrucción del templo. El maestro les ratifica su anterior declaración y les recuerda el mensaje de Daniel, un verdadero profeta, quien habló de la ‘abominación desoladora’ en el lugar santo. Entonces les da instrucciones muy específicas, las cuales podemos resumir con una frase común: ¡Corre por tu vida! O también: ¡Cuando eso pase no mires ni para los lados! ¡Corre!

La separación que tenemos de más de veinte siglos y nuestro trasfondo cultural gentil, o sea no judío, no nos permite captar el impacto psicológico, emocional y espiritual que las palabras del Maestro hicieron en las mentes y corazones de sus discípulos. Aquí comienza nuestra humildad histórica, hermenéutica y cultural. La destrucción del templo, por manos de los gentiles opresores nuevamente, era algo que ningún judío quería escuchar ni mucho menos aceptar. La destrucción del templo representaba la total pérdida de esperanza de salvación nacional; y por lo tanto, ellos consideraban, también mundial. Esto tenemos que tomarlo en cuenta y respetar tales sentimientos culturales.

Pero esta señal, la destrucción del templo, nos traslada a la profecía de Daniel, porque el evangelista o el Maestro nos sugieren que le prestemos atención con la frase “el que lee, entienda”. Yo sospecho que fue el evangelista porque lo coloca en paréntesis; pero no tengo problema en aceptar que pudo ser el Maestro. Prosigamos. Tenemos que leer la profecía de Daniel relacionada a la destrucción del templo, para poder entender las señales del fin que el Maestro da a sus discípulos.

Vamos a parar aquí, y en la próxima entrega analizaremos la Profecía de las setenta (70) semanas del profeta Daniel, para que captemos mucho de lo que el Maestro le enseñó a Sus discípulos sobre las Señales del fin de los tiempos.

Si desea continuar con la Tercera entrega de este mensaje, haga click aquí.


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
El Gran engaño III
El Gran engaño I
La agenda del Nuevo Orden Mundial I
La marca de la bestia III
La Biblia y las profecías del 2012La profecía de las lunas rojas (2014-2015)

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!


COPYRIGHT. Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de reproducción. Para publicación web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobado por nuestro ministerio.

Por favor, incluya la siguiente declaración en las copias distribuidas: Por [Nombre del autor] © [Fecha] Ministerios León de Judá. Sitio web: http://leondejudamins.blogspot.com/

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!


EL GRAN ENGAÑO I

EL GRAN ENGAÑO I
Crónicas de intercesión profética en los Estados Unidos de América
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero



INTRODUCCIÓN
Ahora a partir de esta entrega me dedicaré a compartir con mis lectores, mi experiencia de intercesión profética en los Estados Unidos de América, entre  noviembre de 1998 a febrero de 1999, en tres ciudades.

Y mientras comparto mis experiencias en esos intensos e inolvidables tres mes, en esas tres ciudades, también voy a compartir el resultado de las reflexiones bíblicas-teológicas que surgieron después de ellas, que luego han llegado a ser un libro, que he titulado el Gran Engaño.

Sospecho, que este tema, será igual de largo que el de las Cuatro Puertas Antiguas, pero quizás más intenso y más controversial bíblica y teológicamente, así que, mis queridos lectores necesitarán una buena dosis de paciencia y de esfuerzo en leer, re-leer y estudiar los pasajes bíblicos que sustentan mis conclusiones.

Así que, prepárense para este viaje y para esta nueva experiencia en el campo de la intercesión profética...

"Y estando él sentado en el monte de los Olivos, 
los discípulos se le acercaron aparte, diciendo:
‘Dinos, ¿cuándo serán estas cosas,
Y qué señal habrá de tu venida,
Y del fin del siglo?’
Respondiendo Jesús les dijo:
‘Mirad que nadie los engañe’."
Mateo 25:3-4 VRV 1960

Se enciende una luz

Era una noche inusual, en una ciudad del Sur de Asia. Como de costumbre la luz se había ido; pero en esta oportunidad ya habían pasado más de diez horas. Encendimos las velas y comenzamos a cantar alabanzas en medio de aquella oscuridad, que más que física amenazaba ser espiritual. Los cánticos nos alentaban a confiar en el Señor y a continuar con la tarea, por la cual como familia nos encontrábamos en aquella ciudad: predicar el Evangelio del reino y hacer discípulos fieles entre los musulmanes de esta ciudad, de manera que continúen con la misión que el Maestro nos dejó hasta que Él venga.

Un cántico particularmente se hizo más que realidad esa noche: “Enciende una luz”, del adorador Marcos Witt. Cantar esa canción, esa noche, en medio de semejante oscuridad, en esa ciudad del Sur de Asia, era muy diferente que cantarla en medio de miles de adoradores, que al terminar el concierto de adoración, por lo regular regresan a la comodidad de sus hogares, sin ser conmovidos por la terrible realidad de millones de personas viviendo en tinieblas espirituales, que no podrán ser adoradores del verdadero y único Dios, por lo cual perecerán una muerte eterna sin Él.

Como a las 9:00 p.m de aquel 11 de septiembre del 2001, unos vecinos llegaron a nuestra casa para avisarnos que la luz regresaría en media hora, que el apagón había sido en toda la ciudad. Pero también nos dieron otra noticia que nadie estaba preparado para recibir: las torres gemelas del Centro de Comercio Mundial (World Trade Centre) habían sido atacadas y una de ellas había caído. Inmediatamente no creí a la noticia. – ¿Las torres gemelas cayendo?  Imposible, yo mismo había estado allí y sabía lo sólida que eran. Al tiempo llegó la electricidad y encendimos el televisor y buscamos los canales de noticias, los cuales vez tras vez ya estaban repitiendo la Noticia del día: Estados Unidos estaba bajo ataque terrorista.

Todos estábamos consternados por las noticias y las imágenes de tan terrible tragedia. Pero de repente los eventos trajeron a mi memoria recuerdos de experiencias pasadas, que sencillamente agudizarían el dolor que ya experimentábamos.

Se inicia un viaje de oración

Era otra noche, esta vez en Amsterdam, Europa, en 1998. Otra noche en adoración, cantando alabanzas junto con un grupo de obreros preparados para llevar el Evangelio a los no alcanzados de la Ventana 10/40.  Juntos buscábamos la dirección de Dios, pues teníamos hambre por hacer Su voluntad y sólo eso queríamos hacer.

Esa noche, mientras dirigía la adoración, el Señor me confirmó la razón por la cual debíamos ir a Estados Unidos. – Esa nación está bajo inminente juicio- me dijo. – Ellos dicen que ‘confían en mí’ (“In God we trust” dice el billete de Dólar), pero eso es una mentira.  Ellos confían en su dios: su poder económico, que les da el dinero. Pues es allí donde les juzgaré. Quiero que vayas, intercedas y bendigas a esa nación, aunque mi juicio es inminente-.

Luego en diciembre de 1998, estando en casa de mi hermano, en Maryland, EUA, preparándome para lo que el Señor quería hacer, recibí más instrucciones específicas. Debía ir a la ciudad de New York, capital económica del país y del mundo. Debía ir con el mismo corazón intercesor con el que Abraham oró por la bendición de Sodoma y Gomorra (Gén. 18:16-23). Y debía aceptar que el juicio sobre la Gran ciudad era inminente e irreversible (Ap. 18: 16-23). De hecho, al recibir estas instrucciones de parte del Señor le pusimos nombre a nuestra misión en Estados Unidos: Misión 18:18, por lo que consideraba el Señor me decía en Génesis 18:18 y Apocalipsis 18:18.

Capitolio en Washington DC
En diciembre, estando todavía en Maryland con la familia de mi hermano, fuimos a Washington DC e hicimos caminata de oración en el Mall de la ciudad, en el Capitolio, la Casa blanca y áreas vecinas.

Luego en enero del 1999, fuimos a Lancaster, Pennsylvania, para realizar nuestra cruzada, que el entrenamiento que hacíamos en Amsterdam nos exigía.  Fuimos a la Misión de la Calle del agua (Waterstreet Rescue Mission), la cual realiza una labor de servicio increíble para los desposeídos y rechazados de la sociedad.


Una tarde conocí a unos de los consejeros de la Misión y cuándo me conoció me preguntó: - ¿Por qué viniste a Estados Unidos?  Yo le respondí que estaba haciendo una práctica como parte de un entrenamiento misionero. Pero él quería ir más allá. Y me volvió a preguntar: ¿Por qué Dios te trajo a Estados Unidos?  Yo no quería responder a esa pregunta. Y mucho menos a un hermano norteamericano.  Pero sentí paz de parte del Señor de compartir con él mi agenda personal.  Entonces le dije: - Vine porque el Señor quiere que ore por tu nación, que está bajo inminente juicio y Él quiere que vaya a New York, para interceder y bendecir a esa ciudad y a tu nación-.  El me escuchó atentamente. Y luego me respondió: - ¿Entonces tienes que ir a New York?-.  Tomó el teléfono, hizo una llamada y luego me dijo: - Ok, vas a ir a New York y yo iré contigo a orar por mi ciudad y mi nación-.

Vista de New York con el Empire State building en el centro
Un viernes, en una mañana invernal de febrero de 1999, viajamos rumbo a New York dos grupos.  Mi familia y yo en una Van que la Misión nos facilitó y otra Van con el consejero y varios pacientes en rehabilitación de la Misión.  Primero fuimos al Centro de rescate Teen Challenge, que el pastor David Wilkerson fundó.  Luego nos trasladamos al edificio del Empire State, donde conocimos a un hermano coordinador regional del ministerio de Hombres que cumplen promesas (Promise keeper ministry). Con él subimos a la azotea del edificio, desde la cual oramos por la ciudad. Yo quería hacerlo de manera desapercibida (como suelo hacerlo), pero los pacientes de la Misión, la mayoría de ellos afro-americanos, comenzaron a orar en voz alta, gritando y bendiciendo a la ciudad en el Nombre de Jesús. La mayoría de los turistas lo que hacían era reírse viéndonos a nosotros gritar aquella noche fría en New York. La presencia del Señor estaba allí y oramos bendiciendo a la ciudad desde el norte, sur, este y oeste. Cuando todos nos reunimos en la casa el coordinador regional del ministerio de Hombres que cumplen promesas, aquellos pacientes de la Misión, la mayoría de ellos, hombres altos y fuertes, con pasados turbios y violentos, compartían con lágrimas su experiencia de haber orado por la ciudad. Y daban gracias a Dios, por permitirles bendecir en oración aquella ciudad en la que en otro tiempo ellos andaban en tinieblas.

El sábado, esta vez solos como familia, nos dirigimos hacia el sur de la ciudad para iniciar nuestra caminata de oración. Tomamos el metro y llegamos al sur de Manhattan, hasta un parque desde donde se ve a lo lejos la estatua de la Libertad, que por razones de tiempo y recursos no pudimos visitar. Subimos al metro nuevamente y sin saberlo salimos al lobby del Centro de Comercio Mundial (World Trade Center), seguimos hacia Wall street y luego hacia Broadway, para finalmente una vez más subir al edificio del Empire State y también orar allí.

El domingo siguiente nos disponíamos a regresar a Pennsylvania; pero saliendo de New York, el Señor me dijo que tenía que regresar e ir a orar en la iglesia del pastor David Wilkerson, en Times Square y al edificio de las Naciones Unidas. Ya no podría ser en ese momento; así que regresamos a la semana siguiente. Asistimos al segundo servicio de la iglesia en Times Square, sin informarle a nadie lo que estábamos haciendo. Al salir del servicio, vi que el letrero de la iglesia tenía como texto lema Apocalipsis 7:9, lo cual me impactó mucho, ya que había sido la única iglesia que habíamos visitado donde no se percibía el ambiente racista y separatista que se percibe en muchas otras iglesias en Estados Unidos. En eso, el Señor me dijo: - Daniel, entiende lo que quiero hacer. Te estoy llevando a dos instituciones: Una divina y otra humana. La institución humana, Las Naciones Unidas, persigue la paz y la justicia entre las naciones por medios y esfuerzos humanos y no lo conseguirá. Sólo mi iglesia, representando a todas las naciones, por la fuerza de mi Santo Espíritu, lo logrará. Ora por mi iglesia, por mi pueblo, para que lo proteja en el día del juicio-. Oramos en ambos edificios y salimos de New York con la paz de haber cumplido la tarea a la que fuimos enviados.

A mediados de febrero de 1999, regresando a mi país desde el aeropuerto de Miami, dejé a Estados Unidos llorando, como un padre que sabe que su hijo sufrirá si sigue por el camino que transita...



Se abren los ojos

Esa noche del 11 de septiembre del 2001, mientras veía las noticias en el canal de CNN, el Señor me volvió a hablar y me dijo: - Busca tu Biblia, busca Apocalipsis 18 y lee-. Leí nuevamente ese pasaje y mi espíritu se perturbó sobremanera, pues venían a mi mente todas las experiencias pasadas durante esos tres meses en Estados Unidos, entre 1998 y 1999. Fue una experiencia confusa, porque por un lado sentía alivio al confirmar que las experiencias que tuve eran ciertas; pero por otro lado me dolía ver el horror de miles de personas muriendo en aquellos eventos. No pude dormir. Lloré y lloré mucho preguntándole al Señor por qué tanto dolor. El me guió a leer una vez más las Escrituras y que entendiera. Pude conciliar el sueño como a las 4:00 a.m. del día siguiente.

Ya con todas estas experiencias previas y los eventos relacionados con el 11 de septiembre; además de los estudios bíblicos que los han acompañado todos estos años, mis ojos fueron abiertos a verdades espirituales sobre los eventos de los últimos tiempos, que no quería y que temía aceptar. De hecho, las estoy compartiendo en este libro con mucho temor y temblor, porque sé las implicaciones espirituales y ministeriales que conllevan.

He querido evitar todos estos años publicar las conclusiones de los estudios bíblicos que he hecho, en compañía de las experiencias que el Señor me ha dado durante más de veinte años de ministerio, porque he querido evitar el dolor de ser criticado y desechado. Pero ya no puedo más. Veo todo el desastre y confusión teológica a mi alrededor y sencillamente ya no puedo callar. Debo compartir lo que se me ha dado y llamar a la iglesia del Señor al arrepentimiento, que vuelva a los caminos antiguos, a las verdades sencillas de la Palabra de Dios y se prepare para recibir al Señor que no tarda en venir.

Es mi profunda y más ferviente oración que este libro pueda servir para ayudarnos a vencer al espíritu de engaño que ha sido lanzado entre las naciones y podamos ser afirmados y estar cimentados en la roca sólida de la Palabra de Dios.

Quise que este libro sea de carácter pastoral.  No es mi objetivo ni intención compartir una disertación teológica, para satisfacer la curiosidad o necesidad mental de algún erudito o teólogo que quiera aferrarse a sus sistemas de interpretación teológica o a las instituciones y tradiciones que las sostienen.

Es mi profundo deseo tocar el corazón del lector. Quiero compartir con usted lo que tengo en mi corazón y creo que el Señor me ha dado para compartir. Ni siquiera quiero convencerle. Esa no es ni mi meta ni mi trabajo. Estaré más que satisfecho si usted regresa a su Biblia y comienza a leerla y escudriñarla diligentemente, pidiéndole fervientemente al Espíritu Santo que lo guíe y en compañía de sus pastores y maestros bíblicos puedan abrirse y descubrir lo que el Señor tenga para ustedes.

Sí, quiero respetar las normas de interpretación bíblica, la historia y las culturas involucradas. Quiero hacerlo con amor. Y aunque pueda expresar enunciados muy fuertes sobre algunas culturas y naciones, quiero dejar en claro que lo hago no para descalificar, condenar o juzgar. También se que con mis expresiones pudiera herir a aquellos hermanos que tengan una postura teológica diferente. Eso es parte de la crisis. Es parte del riesgo que corremos cuando compartimos lo que consideramos que es cierto y lo que es errado. Pero no quiero hacerlo desde una postura de “yo tengo la verdad y tú estás en mentira”, porque créame querido lector, yo soy el primero en temer por mi mismo, por mis propios errores. Estoy consciente que soy susceptible al engaño y pudiera engañar. No quisiera que así fuera, pero lamentablemente así es, así somos, por aquello que enseña el apóstol Pablo: “porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará… ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido” (1Cor. 13:9-13). Si eso lo dijo el apóstol Pablo sobre sí mismo ¿qué quedará para mí?

Estos pensamientos han surgido en el camino de la obediencia a la vocación y acción misionera. No son el producto de elucubraciones de oficina o de ejercicios intelectuales en aulas escolásticas. Es el resultado de años de servicio al Señor en mi país Venezuela, de ministerios de servicio e intercesión en países como Estados Unidos, Holanda, Inglaterra, India, Tailandia y España.  Mi amor por estas naciones es grande y sobrenatural es el que tengo por el pueblo de Dios en Estados Unidos de América.

Gracias por su amor y por su apoyo en oración, para que estas enseñanzas sean para edificación, exhortación, consolación y salvación para muchos que lo necesitan.


Si desea continuar con la Segunda parte de esta crónica, haga click aquí.


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
El Gran engaño II
La agenda del Nuevo Orden Mundial I
El vuelo del águila IV
La marca de la bestia III
La Biblia y las profecías del 2012


COPYRIGHT. Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de reproducción. Para publicación web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobada por nuestro ministerio.

Por favor, incluya la siguiente declaración en las copias distribuidas: Por [Nombre del autor] © [Fecha] Comunidad cristiana Hay paz con Dios. Sitio web: http://haypazcondios.blogspot.com/

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!


5774: EL AÑO DE LA PUERTA

5774: EL AÑO DE LA PUERTA
SIGNIFICADO DE AYIN-DALET
Año de Visión profética en la Puerta
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero



En el calendario hebreo, en el atardecer de este pasado 04 de septiembre terminó el año 5773 y comenzó el nuevo año 5774, número que termina en 74, que en el alfabeto hebreo estaría representado por las letras Ayin-Dalet, por lo cual hemos declarado que este nuevo año, este nuevo ciclo será "Año de Visión profética en la Puerta".  ¿Por qué esa declaración? ¿De dónde sale?  Veamos...

Significado de Ayin:
AYIN: El número 70 está representado en el alfabeto (alefato) hebreo con la letra Ayin, cuyo símbolo es un ojo, y cuyo significado es visión, la capacidad de ver. Desde el año 5770, en el calendario hebreo, entramos en un ciclo de tiempo de diez años, donde Dios estará preparando a Su pueblo, a Su Iglesia, para adquirir la Visión profética correcta, para poder ejecutar correctamente la misión que Él nos ha dejado y podamos entender Su Plan profético para las naciones.
Letra Ayin: 70
Significado de Ayin:
AYIN: heb. Significa ojo, ver; en gematria representa el 70; en la Biblia el número 70 representa a las naciones (universalidad) y el perfecto orden o administración espiritual y material, pero también restauración y bienestar (Núm. 11: 16-17, 24-29; Sal.119:121-128).

Desde el año 5770 (2010), también hemos entrado a un nuevo ciclo de siete y setenta años, entramos a un nuevo tiempo en el Reino en el que el Señor está restaurando a Su pueblo conforme a Su Palabra y al diseño que Él ha dejado en ella.

AYIN: también tiene que ver con juicio, el ojo que vela y juzga. Será un ciclo de tiempo en que el Rey del universo escudriñará los corazones de los hombres y les juzgará conforme a sus obras. El remanente, la Iglesia alineada a Su voluntad, no tiene nada que temer, pues será un tiempo que gozará de Su favor, protección y bendición.
Letra Dalet: 4
Significado de Dalet:
DALET: es la cuarta letra en el Alefato (Alfabeto) hebreo, por lo tanto lleva el valor numérico del 4. Viene de una pictografía o símbolo antiguo llamado "dalt", que representa una puerta colgada de una tienda cerrada, y que en el hebreo moderno ha llegado a ser "delet": puerta.

DALET: también representa a un hombre pobre, que se inclina humildemente ante su necesidad. Por eso la podemos encontrar en la palabra hebrea "dal, dalut", que significa pobre o empobrecido.

Como "Puerta", simbólicamente, Dalet representa la decisión propia de abrirse al futuro o permanecer cerrado o alejado. Pero como vimos, Dalet también significa la conciencia de no poseer nada propio, sino que somos totalmente dependientes de Dios.

Como vimos, el significado de la Dalet es delet, una "puerta". Y también significa dal, dalut, una persona pobre. Pero también, la palabra dalet representa dilisoni, que significa"levantarme." ¿Cómo estas tres definiciones trabajan juntas? La convergencia se produce cuando una persona es consciente de que él o ella es pobre. Esta pobreza no significa necesariamente un estado de necesidad económica. Más bien significa, que todo lo que una persona "posee" de hecho le pertenece a Dios. Dios ha tenido la bondad de darnos la vida. Y Dios ha tenido la bondad de darnos el sustento. ¡Sin Dios, no tenemos nada! El reconocimiento de esta verdad es la puerta hacia la Casa de Dios. Y una vez que entramos en esa morada, Dios nos levanta -dilisoni-, Él nos bendice con la vida, la salud, el sustento y el éxito. En el Salmo 30, el Rey David nos dice: "Te glorificaré, oh Dios, porque me has exaltado" (levantado: dilisoni).

El número cuatro (4) es ampliamente usado en la Biblia y básicamente simboliza la creación, el cosmos, el mundo (gr. kósmos), lo terrenal; ya que cuatro eran los ríos que regaban el Edén, el paraíso terrenal de Dios para el hombre (Gén. 2:10-14); cuatro son las estaciones del año; cuatro son los puntos cardinales (Gén 13:14; Is. 11:12); cuatro son los vientos que soplan la tierra (Ez. 37:9); cuatro son los Evangelios que registran las buenas nuevas de salvación para todo el mundo y para bendición a todas las familias de la tierra (Mateo, Marcos, Lucas y Juan); y cuatro son los campos de misión a dónde hay que predicar el Evangelio y hacer discípulos: "en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra." (Hch. 1:8).

En el ámbito espiritual o celestial vemos la máxima representación del número 4 en las cuatro letras del Nombre de Dios: YHVH; en los cuatro querubines y seres vivientes delante del trono de Dios (Ez. 1:5-10; Ap. 4:6-9), y en la ciudad del reino de Dios, sentada sobre un monte, cuya base y forma es cuadrada (Ap. 21:10-17).

Hay varias palabras en el hebreo que serán muy interesantes para este próximo año 5774:

DALET: puerta (Bitul: el camino de entrada a la verdad)
AD (ayin-dalet, 5703): eterno, eternidad, perpetuo
ED (ayin-Dalet, 5707): testimonio, testigo
DAN: justicia, juez
DAN-IEL: Dios es juez
DAM: sangre
ADOM: rojo
ADAM: hombre, humanidad (del suelo o la tierra)
ADAMA: tierra, suelo
DAMA: llorar (la puerta del ojo en agua)
DA’AT (1847): conocimiento (la puerta en el ojo)
YADÁ/YEDÁ (3045): conocer, conocimiento, revelar

Dios, Judá y Jesús



La palabra Judá en hebreo se escribe YEHUDAH y contiene cada letra de la palabra del Nombre de Dios: YAHVEH, a excepción de la letra Dalet en el medio (ver foto arriba, se lee de izquierda a derecha). Veamos el parecido sin las vocales, YHVH (YaHVeH) y YHVDH (YeHVDaH). La letra V se puede pronunciar como una consonante o como una vocal, en el caso de YAHVeH se usa como una consonante, pero en el caso de YeH “U”DaH, se usa como una vocal, en este caso como la “U”, en otros casos se puede usar como la “O”.

¿Qué significa eso? Que el nombre YEHUDAH, fue la tribu escogida por Dios para que fuera la PUERTA (Dalet) que traería al Mesías, que a su vez nos conectaría con YAHVEH. YESHÚA ciertamente vino de la tribu de YEHUDAH, y Él dijo de sí mismo que era la PUERTA y el CAMINO para llegar a Dios-Padre, a YAHVEH (Mt. 1:1-17; 2:1-6; Jn. 10:7; 14:6).

YESHÚA, que significa “salvación o salvador” es la PUERTA que salva, es la PUERTA que nos da salvación (Jn. 10:9). Y la salvación vino por medio de la tribu de YEHUDAH (Jn. 4:22).

A su vez, la PUERTA que nos permite entrar a la presencia de Dios es YEHUDAH (Judá, Hallel), o sea ALABANZA Y ADORACIÓN (Sal. 100:4; Jn. 4:21-23).

YAHVEH (Alef), el Padre envió a Su Hijo a morar y a edificar una casa o familia entre los hombres (Bet), y mediante Su Espíritu Santo que comunica Su divina Palabra (Guimel), pudo alcanzar al pobre y abrirle una puerta (Dalet), para recibir Su gracia y salvación (Hey).

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR PARA EL AÑO 5774?

Invito al lector que se tome el tiempo necesario para leer los mensajes sobre los Significados de los años 5772 (o Ayin-Bet) y 5773 (o Ayin-Gimel), pues de esa manera podrán ser informados que desde el año 2012 en el calendario gregoriano (5772 en el calendario hebreo), bajo instrucción del Señor, vengo compartiendo lo que Él me muestra cuando estudio el tema de los números y el tiempo de Dios. Y como podrán ver, quizás por mi habilidad para dibujar y diseñar o sencillamente porque Él así quiere, el Señor me da "cuadros mentales y espirituales" en cada composición. Podría detenerme aquí para explicarles cada cuadro, cada símbolo y expresión dada, pero eso me llevaría mucho tiempo y no estoy seguro que en un medio como éste puedan entenderlo. Así que, una vez más les animo a leer esos mensajes, cuyos enlaces se los dejo al final de este artículo.

Les compartí todo lo anterior, para que puedan entender la siguiente experiencia:  Este año, a comienzos de julio cuando estaba haciendo el diseño de la portada para el calendario 5774-2014, el Señor me dio el cuadro espiritual de lo que sería este año 5774, en el calendario hebreo, y 2014, en el calendario gregoriano. Y lo que percibía o veía en mi espíritu era un ambiente de humo negro con rojo, como si el humo reflejara un gran incendio o destrucción (vea la foto arriba de la portada del calendario 5774-2014). Pero en el cuadro registrado en mi corazón lo que prevalecía era el color rojo, lo cual lo expresé en las letras y números en el diseño. La foto que escogí para este calendario es lo más cercano a lo que yo "veía" en mi espíritu. Y como pueden ver, a diferencia de los otros dos años, la fuente que escogí para las fechas del calendario (5774-2014) aparecen semi-rotas o casi destruidas, pues eso es lo que percibí en mi espíritu.

También como pueden notar, tanto en el diseño de este año como el de los otros dos anteriores, que he sido guiado a hacer diseños visuales combinando las dos letras/números hebreos de cada año. En este caso corresponde a las letras Ayin y Dalet, que representan el número setenta y cuatro (74) respectivamente. Del significado de la letra Ayin, he escrito ampliamente en otros mensajes, los cuales puede encontrar en el Blog de la Comunidad cristiana Hay paz con Dios, y baste aquí mencionar que la letra hebrea "Ayin" significa "ojo, visión, universalidad". Y la letra hebrea Dalet, brevemente puedo mencionar que significa o representa "puerta, padre, pobres"; pero en su significado numérico representa "la tierra, lo terrenal y el cosmo o mundo creado". Si desea ampliar su conocimiento sobre el significado y uso del cuatro (4) en el lenguaje profético, le recomiendo el artículo "La ciudad del Águila VI", que podrá encontrar en mi Blog Tesoros y Secretos. La letra hebrea Dalet, así como otras letras hebreas, tiene dos formas de escritura una inicial y otra final, en este caso percibí en mi espíritu que debía usar su forma inicial, primero porque gramaticalmente es lo correcto, pero también para anunciar que se va a "abrir" el inicio de un nuevo ciclo en el reino de Dios para que el Rey de gloria establezca Su reino sobre la tierra. Por eso, el mensaje del próximo año será: "¡Abran las Puertas eternas y entrará el Rey de gloria!", basado en el Salmo 24 (vea también Apocalipsis 4:1).

Pero la otra experiencia que impactó mi espíritu fue cuando fui a diseñar el contenido interno del calendario, que como pueden ver en la foto, predomina el color rojo carmesí (rojo sangre), y eso por insistencia del Espíritu Santo, pues los colores representativos de la Comunidad cristiana Hay paz con Dios (como pueden ver en su logo) son los colores azul celeste y el blanco. Pero el Espíritu me decía: -No, este año el color será rojo. Y por eso si observan tanto las letras superiores como los cuadros de los días de las semanas tienen de fondo el color rojo carmesí. Pero la sorpresa vino fue después, porque yo había hecho el diseño del calendario a comienzos del mes de julio, ¡pero la información sobre las lunas rojas me llegó después, a mitad del mes de julio! O sea, ya el Espíritu Santo me estaba preparando para lo que el Señor ya está listo para hacer sobre Su pueblo y las naciones.

Sí, el lenguaje de Dios es muy simbólico y como hemos podido ver involucra letras, palabras, cuadros, números, colores, etc. El Creador usa todo eso para transmitirlo a nuestra mente y a nuestro espíritu de una forma gráfica de manera que podamos asimilar o captar lo que Él quiere comunicar desde Su corazón. Y aunque al principio no veamos necesariamente el todo de una vez, posteriormente en oración, en meditación, a solas con Él, poco a poco, podremos ir comprendiendo más amplia y profundamente Su mensaje, Su plan y voluntad.

5774: el Año del Ojo en la Puerta.

  1. Este año el Señor nos enseña que necesitaremos visión espiritual, visión profética para entrar a un nuevo nivel de revelación y reino, de manera que podamos ver y entender lo que Él está listo para hacer en Venezuela y en todas las naciones (Ap. 4:1).
  2. ¡Es el año para declarar el señorío de Jesucristo, de dejarlo reinar sobre nuestras vidas y sobre Su Iglesia! Si ven el diseño, verán que la letra Ayin (que representa la visión) está dentro de la letra Dalet (que representa la puerta), para ilustrar nuestra posición y acción de entrar dentro de la Puerta de revelación y bendición del reino de Dios. 
  3. El Señor también me mostró que este año termina un ciclo (se cierra una puerta) y se inicia un nuevo ciclo (se abre otra puerta) dentro de la economía de Su reino y en Su Plan profético para las naciones. El próximo año será un año de crecimiento, expansión y multiplicación. Y tal como el Señor nos indicó, iremos nuevamente a Jerusalén, en el año de la Puerta, a orar en las ocho (8) puertas de la ciudad de Jerusalén, en preparación para Su Segunda venida.
  4. Este año podremos avanzar en nuestro conocimiento de la Palabra de Dios, conocimiento que no sólo es intelectual o mental, sino espiritual, el conocimiento que viene por el Espíritu y la Palabra de Dios (1Cor. 2). Y tendremos que lidiar contra el espíritu de la falsa profecía griega, que viene a cuestionar y obstaculizar todo lo que tenga que ver con lo sobrenatural de Dios. Así que, podremos ver una mayor y más clara manifestación de espíritus anticristos, o sea, espíritus que se opongan a la unción a los ungidos del Señor.
Entiendo que lo que acabo de compartir puede sonar demasiado nuevo y extraño para muchos de los lectores... Pero, también estoy consciente que habrá algunos que sí lo entenderán y sabrán de lo que estoy hablando y cómo lo estoy hablando... Me dirijo tanto a los unos como a los otros, porque se que en el tiempo de Dios y en Su voluntad todos podremos conocer, entender y comprender así sea en parte, porque aquí es cierto lo dicho por el apóstol: "en parte conocemos, y en parte profetizamos" (1Cor. 13:9). Y lo mismo es cierto en cuanto a nuestra capacidad de comprensión: "en parte conocemos, y en parte comprenderemos".

Si no entiende, ore; pero no prejuzgue si no entiende... Busque a la luz de las Sagradas Escrituras si lo que he enseñado está fuera de la Palabra de Dios o no (1Cor. 14:1-3, 36-40; 1Jn. 4:1-6). Y ore pidiéndole al Señor ciencia, inteligencia y sabiduría de lo alto (Stgo. 1:2-7).

¿QUÉ PODREMOS HACER PARA AVANZAR EN EL AÑO 5774-2014?

Todavía afectado espiritual, mental y emocionalmente por las visiones que el Señor me dio en el mes de julio mientras hacía el calendario del año 5774, en el mes de agosto, durante mi tiempo de vacaciones, temprano en la mañana busqué al Señor en oración y le pregunté cuál podría ser Su guía o directrices para la salvación y bendición de Su pueblo, para Sus hijos, en medio de tiempos tan duros por venir. Y seguidamente, el Espíritu del Señor trajo pasajes de las Sagradas Escrituras, y me dio un mensaje que titulé las "Puertas de Bendición", que en conjunto nos dan una guía o un mapa de "sobrevivencia" para el año 5774. Esta guía o mapa está compuesto de ocho (8) Puertas de bendición, que podremos experimentar una tras otra, o sencillamente en el transcurrir del año; pero que debemos prestarles atención, para que podamos recibir el debido galardón o bendición que hay en cada puerta. Aquí las comparto:
1. Para el año 5774 el Señor quiere que entremos a un nuevo nivel de comunión (Ap. 3:20). Él le hace un llamado a Su Iglesia para que le deje entrar (Ap. 3:20). ¡Él está a la puerta llamando! ¡Él está convocando a Su pueblo! (moad: convocación, tiempo señalado). Pero necesitamos aprender a escuchar Su Voz y abrirle la puerta de nuestro corazón, de nuestra vida, para que podamos dejarle entrar y disfrutar de Su cena de comunión, de Su presencia y bendición. Para poder entrar a este nivel de comunión, la Iglesia de Jesucristo necesitará entrar en un proceso de humillación personal, purificación, limpieza y renovación espiritual, mental, emocional y física (Ap. 3:18).
2. En el 5774, el Señor también quiere que entremos a un nuevo nivel de revelación y de reino (Ap. 4:1-2). Aquellos que aprenden a escuchar Su Voz, también sabrán reconocer el sonido de Su shofar; pues es lo mismo, el shofar representa la Voz de Dios. Él le hace un llamado a Su Iglesia para que se humille, se arrepienta y "suba y entre por la Puerta" en los lugares celestiales; es decir que se posicione en la identidad, poder y autoridad que ha recibido en el Nombre de Jesús y posea toda la herencia, revelación y bendición que tiene en Cristo (Ef. 1:15-23). Al entrar por la Puerta de este nuevo nivel de revelación y reino, podremos andar en el Espíritu y ver y entender los diseños y planes que desde el trono de Dios se establecen para las naciones (Ap. 4:1).
3. ¡Eso significará guerra! Así que, en el 5774 tendremos que luchar y poseer las puertas del enemigo (Gén. 22:17). Tendremos que hacer intercesión, guerra espiritual, en los lugares celestiales, y eso nos llevará a un nuevo nivel de victoria y conquista. Y en cada conquista y avance que tengamos recibiremos mayor botín, del cual lo más preciado será la revelación que Dios tiene preparada para los que perseveran, luchan y arrebatan el reino (Pr. 9:10-11; Mt. 11:12; Da'at, Yadá: conocimiento, revelación).
4. En el 5774, aquellos que estén dispuestos a entrar por la Puerta del reino de los cielos; que estén dispuestos a asumir su identidad, poder y autoridad espiritual; y a entrar en guerra, por medio de la intercesión y alabanza profética, como sacerdotes reales, entrarán a un nuevo nivel de revelación y bendición en el reino de nuestro amado Señor Jesucristo (Is. 45:1-3). El Señor mismo, como poderoso gigante, irá delante de ellos y les ayudará a sujetar naciones delante de Él y a desatar lomos de reyes; a abrir puertas delante de Él, ¡y esas puertas no se cerrarán! Él irá delante de ellos y los usará para traer la restauración y renovación que Su pueblo y las naciones necesitan; Él les ayudará a enderezar los lugares torcidos; a quebrantar puertas de bronce y hacer pedazos cerrojos de hierro. A estos valientes de Jehová, a estos guerreros de oración, el Señor Todopoderoso, el Rey del universo, les promete que les dará "los tesoros escondidos y los secretos muy guardados".
5. Para el año 5774, nuestro Señor desea que entremos a un nuevo nivel de revelación, herencia y bendición (Gén. 28:13-22). En el año de Ayin-Dalet, el Señor desea darnos visión espiritual, visión profética (Yadá, Yedá: conocimiento, revelación), de manera que avancemos en nuestro conocimiento y entendimiento de la herencia y bendición que tenemos en Cristo Jesús, Señor nuestro (Ef. 1:15-23). Cuando nuestros ojos espirituales, nuestro entendimiento espiritual, se abre, entraremos por la Puerta del reino de los cielos y podremos ver lo que Dios tiene preparado para nosotros, podremos entrar a la Casa de Dios, podremos reinar desde el trono de Dios sentados junto con Cristo y podremos poseer la herencia y bendición que Él ya tiene preparado para nosotros, Sus hijos.
6. En el año del Ayin-Dalet avanzaremos a un nuevo nivel de salvación y provisión (Jn. 10:7-10). Nuestro buen Pastor, que es la Puerta de las ovejas, nos invita a entrar "por Él" y entonces seremos salvos (seguridad) y hallaremos pastos (provisión y sustento). ¡Nuestro buen Pastor nos promete vida y en abundancia! (Jn. 10:10). Los próximos dos años (2014-2015) no prometen ser muy positivos, de hecho están signados por el rojo (Heb. Dom), lo cual representa sangre, violencia y guerra; pero nuestro buen Pastor nos promete seguridad y provisión. Una vez más, para ello necesitaremos aprender a conocer y a reconocer a la Voz del Pastor, pues en este nuevo nivel de salvación y provisión, se hace imprescindible seguir las instrucciones que el Pastor dará por medio de Su Palabra y Espíritu Santo (Jn. 10:1-6) y para conocer Su voluntad y darnos a conocer las cosas que habrán de venir (Jn. 16:13).
7. En el año 5774 podremos entrar a un nuevo nivel de alabanza profética en el reino de nuestro Dios (Sal. 24). ¡La alabanza es un arma de guerra poderosa! Y es la puerta que nos da acceso a la gloriosa presencia de Dios (2Cró. 5:11-14), a la Casa de Dios (Sal. 100:1-4), al trono de Dios (Ap. 4:1-11). Para entrar a este nuevo nivel de alabanza necesitaremos aprender a ser humildes, a ser santos y andar en justicia y en verdad; aún si hemos alcanzados otros niveles de crecimiento y madurez, o aún si hemos tenido victorias pasadas, todas esas coronas tendrán que ser puestas en total humildad, entrega y sujeción a los pies del que está sentado en el Trono, al Rey de reyes y Señor de señores (Ap. 4:8-11). Esta vez, es la puerta de nuestro corazón, la puerta de nuestra boca y labios, la que necesitará abrirse en alabanza al Rey del universo, al Todopoderoso, y entonces entrará el Rey de gloria: "¡Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla! ¡Jehová de los ejércitos!", pues Él es el Rey de gloria (Sal. 24:7-10).
8. Y para el año 5774 podremos entrar a un nuevo nivel de revelación y ciclo de bendición (Gén. 18:1-14). Como hijos espirituales de nuestro padre Abraham (Gál. 3:6-8), sabremos esperar en la puerta de nuestro tabernáculo (tienda, hogar, habitación), "alzaremos nuestros ojos y miraremos" (ayin: visión), sabremos reconocer la presencia de nuestro Señor, sabremos reconocer la Voz de nuestro Rey y le invitaremos a entrar y a comer, para tener comunión con Él (Gén. 18:1-2; Ap. 3:20; 4:1). ¡Porque nuestro Rey estará en el campo para bendecirnos según Su tiempo! Aquellos que saben esperar en la puerta del tabernáculo, que saben esperar según el tiempo de Dios, recibirán mayor revelación, autoridad y poder, y por lo tanto, mayor bendición (Éx. 33:11; Núm. 27:18-23; Lc. 9:28-34). No importa tu tiempo pasado, no importa si eres de edad avanzada o si has tenido que esperar por mucho tiempo, si entras a la Puerta, si entras a este nuevo nivel de revelación, a este nuevo ciclo de bendición, el Señor te promete que vendrá a ti para bendecirte, según Su tiempo y Sus riquezas en gloria que Él tiene preparado para ti. "Al tiempo señalado" Él vendrá a ti para bendecirte y darte todo lo que Él ha preparado para ti ¡Su galardón y recompensa vienen con Él! (Ef. 1:3, 15-17; Is. 49:8-11; 2Cor. 6:1-2; Ap. 22:12-14).

En el año 5772 El Señor nos invitó a morar en Su casa.
En el año 5773 el Señor nos invitó a sentarnos con Él para reinar sobre las naciones.
Ahora, en el año 5774 el Señor nos invita a entrar por la Puerta de revelación y bendición para reinar junto con Él y para bendecir a todas las naciones, y en especial, a Su pueblo Israel, cuya salvación está cercana...

En el año 5774, el Señor nos dice:
¡Abran las Puertas eternas y entrará el Rey de gloria!
¡Preparen el Camino al Señor!

Si desea bajar el triptico con el mensaje bosquejado sobre las ocho Puertas de bendición, puede hacer click aquí. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
Las Trompetas y la Puerta
Los números y el tiempo de Dios
5772: Significado de Ayin-Bet
5773: Significado de Ayin-Gimel
Las Puertas de Bendición

COPYRIGHT. Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de reproducción. Para publicación web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobado por nuestro ministerio.

Por favor, incluya la siguiente declaración en las copias distribuidas: Por [Nombre del autor] © [Fecha] Ministerios León de Judá. Sitio web: http://leondejudamins.blogspot.com/

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!

LA PUERTA DE JERUSALÉN II

LA PUERTA DE JERUSALÉN II
Crónica de intercesión profética en Jerusalén, Israel
12 mayo del 2012
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero

Mi esposa Cory y yo en el Monte de los Olivos, atrás el monte del Templo
Estoy publicando la Segunda parte de esta entrega sobre las crónicas de mi experiencia en las Cuatro puertas de influencia mundial, el jueves 12 de diciembre del 2013.

Y como dije en la Primera parte, culmino la entrega de estas crónicas de intercesión profética en las  Cuatro puertas de influencia mundial, en la cuarta Puerta, en la Puerta de Jerusalén, en la puerta oriental o puerta dorada, que queda cerca del monte del Templo en Jerusalén, Israel.  Allí desatamos la palabra profética que encontramos en las Sagradas Escrituras e intercedimos por la paz de Jerusalén, pedimos por la bendición de Dios sobre la tierra de Israel y clamamos por la pronta venida de nuestro Señor y Rey.

EL VUELO DEL ÁGUILA A JERUSALÉN

En esta Segunda parte y última entrega sobre las  Cuatro puertas de influencia mundial quiero hacer las conexiones históricas y espirituales que el Señor me mostró mientras realizaba esta caminata de oración en estas cuatro (4) Puertas.  Y para el conocimiento del lector, como hecho curioso y "coincidencial", termino estas crónicas el día nueve (9) del tercer mes (Tevet) del año 5774 en el calendario hebreo, y que por sus últimos números y por consiguiente letras, se llama el año del Ayin-Dalet: El ojo en la puerta; pues la letra hebrea Dalet, además del valor numérico del cuatro (4),  también simboliza a una "puerta".  ¡Un dato curioso!

Además del tema del valor e importancia de las puertas dentro del mundo espiritual, tanto en el reino de la Luz como en el de las tinieblas, y del valor histórico de las Cuatro puertas de influencia mundial para el devenir de la humanidad y las naciones, un segundo tema que me ocupó horas de investigación y de oración fue el del significado del "águila", muy particularmente del "vuelo del águila" desde Babilonia a América y desde América a Jerusalén y la destrucción final de Babilonia y su sistema político, económico y religioso mundial (Ap. 18).

Para informar a los nuevos lectores que todavía no han leído las primeras entregas de este Blog, en las que comparto las crónicas de mi experiencia en la intercesión en estas  Cuatro puertas de influencia mundial, deseo resumir aquí lo que encontré sobre el significado del símbolo del águila, tanto en las Sagradas Escrituras como en los escritos y diseños de sociedades secretas y cultos de misterio.

En las Sagradas Escrituras:
1. Se usa para describir las acciones buenas (a favor de Su pueblo) o malas de Dios (contra Sus enemigos).
2. Se usa para describir al creyente en su relación con Dios y Sus promesas.
3. Se usa también para describir a los enemigos del pueblo de Dios, especialmente a los grandes imperios.
4. También se usan sus conductas o acciones, para ilustrar eventos o situaciones de la vida.
5. Y la figura del águila también se usa para describir la apariencia de seres espirituales de alto rango: a "los seres vivientes" protectores de la gloria de Dios, es decir a los querubines.

En las civilizaciones y religiones antiguas o de misterio:
1. El águila es usada para representar el culto al sol, como principal divinidad en todas estas civilizaciones, sociedades secretas y cultos de misterio.
2. El águila por lo tanto, en todas ellas es representación del poder, de la fuerza guerrera y dominio celestial, y por lo tanto, terrenal.
3. Las partes orgánicas del águila son usadas para describir atributos de seres celestiales y divinos, como sus alas (rapidez), su cabeza (dominio), sus ojos (visión) y sus pies (fiereza, agarre).
4. El águila aparece representada junto al circulo o anillo solar, para resaltar su relación con el culto al sol.

Y concluí en la Cuarta entrega sobre el vuelo del águila, que a partir del 11 de septiembre del 2001, se ha iniciado un movimiento de retorno del "águila" hacia Europa, para luego volver nuevamente a Medio Oriente, específicamente a Jerusalén, conforme a la profecía bíblica.  Pues, así como el espíritu o principado espiritual representado en las águilas imperiales de Babilonia, Persia, Grecia, Roma y España pasaron por Israel hasta llegar a América, así observaremos en los próximos años un retorno de este principado espiritual contra el monte de Dios, Jerusalén, para levantarse contra el Ungido de Dios (Sal. 2:1-9).  ¡Y el Gran Águila estará lista para rescatar nuevamente a Israel con Sus alas, contra los ataques del águila del príncipe de este mundo! (Éx. 19:4; Ap. 12:13-17).

Pero además de este tema, por demás fascinante, el Señor atrajo mi atención a cómo en estas Cuatro puertas de influencia mundial se afectó el destino y la historia del pueblo de Israel.  Y deseo compartir mis hallazgos, y lo haré tal como fue mi recorrido, comenzando en Granada, España y finalizando en Jerusalén, Israel.

En la Puerta de Granada, el 31 de marzo de 1492, se realizó la expulsión de los judíos, aunque dicho documento se haría público en el mes de abril del mismo año.   Ya los judíos venían siendo victimas de olas de violencia, muerte y saqueos desde el año 1391, y aunque gozaban de ciertos tiempos de paz y tranquilidad, de tiempo en tiempo se levantaba algún gobernante o líder religioso que movilizaba a la población contra esta minoría.  Después de un proceso de conversión forzada y de aplicación de la inquisición, vino la solución final española, dictada por los reyes católicos, Isabel y Fernando, con la expulsión definitiva de los judíos de la península ibérica.  Interesantemente, este hecho histórico, y no menos espiritual, estaría ligado al desplazamiento del águila negro de Isabel hacia el nuevo continente, que posteriormente crearía el águila americana, que en los últimos tres siglos ha jugado un papel importante, en el devenir de la historia moderna, como en la protección y posterior creación del actual Estado de Israel.

Caída del Templo: relieve en el Arco de Tito
En la Puerta de Roma, específicamente en el Arco de Tito, se conmemora el saqueo y posterior destrucción del Templo y la ciudad de Jerusalén; hecho que acaeció en el año 70 d.C.  En el 66 d.C., la población judía se rebeló en contra del Imperio romano. Cuatro años después, en el 70 d.C., las legiones romanas bajo las órdenes del general romano Tito reconquistaron y luego destruyeron la mayor parte de Jerusalén y el Segundo Templo.  El arco de Tito, levantado en Roma para conmemorar la victoria de Tito en Judea representa a los soldados romanos llevándose la Menorah del templo, entre otros utensilios del Templo (ver foto arriba).

Pero siglos más tardes, en el año 315 d.C., el emperador Constantino también levantaría otro Arco, no solo para conmemorar su triunfo en Roma, sino también su conquista sobre la Iglesia y contra los judíos bajo su imperio.

En la Puerta de Grecia, también conocida como la puerta de Adriano, recordamos como este emperador romano arrasó con la ciudad de Jerusalén en el 135 d.C.  Adriano persiguió a los judíos, quienes se le sublevaron (alrededor de los años 132-134 d.C.), ante el intento del emperador de reconstruir la ciudad después de su destrucción en el año 70 d.C.  Esta revuelta fue dirigida por Simón Kosiba, un rebelde mesiánico, que vendría a ser conocido por el nombre de Bar Kochba (el Hijo de la Estrella).

En Grecia, también recordamos el ataque del ejército griego contra los judíos y la profanación del Templo de Jerusalén (2Macabeos 4:7-17; 5:11-26), la primera "abominación desoladora" en el año 167 d.C., por el rey griego en Siria Antíoco Epifanes IV (la segunda ocurrió en el año 70 d.C, por el general Tito y la tercera en el 135 d.C., por el emperador Adriano).

Y como vimos en la Primera parte de esta crónica de oración en la Puerta de Jerusalén, allí recordamos el pecado de Israel, y su desviación en la adoración al sol, la luna y las estrellas (Ez. 8:5-18), y la violación de Sus días de reposo, lo cual ocasionó que fuera invadida por imperios y naciones extranjeras que violaron a sus mujeres, mataron a su niños y ancianos y saquearon la Casa de Dios, el Lugar de Su morada.

Y tal como los profetas lo proclamaron, desde entonces y durante todos estos siglos, la espada ha perseguido al pueblo de Israel hasta los confines de la tierra.  Por causa de sus rebeliones y su desobediencia, el pueblo judío, donde quiera que ha ido, ha sido perseguido, maltratado y matado, por cuanto habiendo conocido al Dios verdadero decidieron adorar al sol, la luna y las estrellas; y habiendo el Padre enviado al Mesías prometido, lo hirieron y participaron en Su muerte en la cruz, colmando así la ira de Dios contra Su pueblo (Lc. 19:30-44).

CONCLUSIÓN:
Esta es la última entrega de las crónicas en las Cuatro puertas de influencia mundial, que me tomaron cuatro años vivirlas y tres años compartirlas con ustedes.

Quiero recordarle las razones por la que estoy compartiendo en este Blog estas experiencias de manera narrativa o al estilo de crónicas:
1. Quiero que observe la experiencia, que viva lo más que pueda el proceso de intercesión, tanto como yo lo viví y pueda ver que, al igual que usted, no soy nada especial. Sencillamente soy una persona que primero sigo las instrucciones del Señor y presto atención y me abro a lo que el Espíritu del Señor quiera decirme, mostrarme o revelarme, en la medida que obedezco lo que Él me dice hacer.
2. Quiero que las experiencias narradas le sirvan de mapa, guía o directriz de experiencias parecidas que usted, como intercesor o profeta, pueda igualmente experimentar y con ellas pueda corroborar que posiblemente lo que está recibiendo o viviendo sea de parte del Señor.
3. Quiero que aprenda el lenguaje profético del mundo espiritual, de manera que aprenda a ver, oír y discernir lo que el Espíritu del Señor pueda guiarle a hacer en determinado momento. Y con ello aprenda también a ver y discernir las obras de las tinieblas para que en el Nombre de Jesús y en el poder de Su Santo Espíritu pueda deshacerlas, hollarlas y derribarlas.
4. Quiero que aprenda a "caminar en el Espíritu" mientras hace caminata de oración o intercesión profética; que pueda aprender lo que pudiera pasar cuando hacemos una caminata de oración en cualquier lugar o lugares a los que el Señor nos dirija; que pueda aprender que las mayores habilidades que necesitaremos son "ser sensibles a Su voz" y "obedecer sus instrucciones".

Y por último, quiero que recuerde la Misión por la cual comparto mis experiencias en este Blog:
Compartir con los intercesores y profetas de Dios las experiencias, enseñanzas y mensajes que el Señor me ha dado desde 1998, para traer mayor conocimiento y revelación a sus ministerios, para que sus oraciones y acciones sean más puntuales y específicas como espada de doble filo, y de esa manera colaborar con el avance del reino de Dios en todas las naciones.

Ahora habiendo culminado esta etapa, ha llegado el momento de compartir mis experiencias de intercesión profética en los Estados Unidos de América, entre 1998 a 1999, lo cual comenzaré a hacer en las próximas entregas...  Si desea continuar con la próxima entrega, haga click aquí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

LA PUERTA DE JERUSALÉN

LA PUERTA DE JERUSALÉN
Crónica de intercesión profética en Jerusalén, Israel
12 mayo del 2012
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero


La Puerta dorada u oriental, Jerusalén

Estoy publicando esta última entrega sobre las crónicas de mi experiencia en las Cuatro puertas de influencia mundial, el miércoles 4 de diciembre del 2013, exactamente cinco años después de la primera caminata que hicimos en la primera puerta, en la Puerta de Granada, el jueves 4 de diciembre del 2008.  Caminata que hizo mi hijo, bajo instrucción del Espíritu del Señor hasta el Pilar de Carlos V, en la entrada de la fortaleza de la Al-Hambra, en Granada.

Y culmino la entrega de estas crónicas de intercesión profética en las  Cuatro puertas de influencia mundial, en la cuarta Puerta, en la Puerta de Jerusalén, en la puerta oriental o puerta dorada, cerca al monte del Templo en Jerusalén, Israel (ver foto arriba).

Tal como el Señor me instruyó, desde mayo del 2009 pude hacer este recorrido de intercesión durante cuatro años (2009-2013), en cuatro puertas, cuatro montes y en cuatro naciones, que de alguna u otra manera, han moldeado la presente cultura occidental.

HISTORIA

La Puerta dorada es la puerta más importante e impresionante de la ciudad de Jerusalén, y la única entrada visible a la ciudad desde el Este.  Es la más antigua de todas las puertas de la ciudad y la única que no fue reconstruida por Solimán el Magnífico en el año 1539-1542 d.C.  Las piedras monolíticas en la pared, justo por encima del suelo, se han identificado como del siglo sexto a.C., con trabajos de mampostería de la época de Nehemías, (Biblical Archaeological Review, [BAR], marzo/abril 1992, p. 40).

La Puerta dorada fue amurallada por los árabes en el año 810 d.C. Y ha permanecido cerrada hasta ahora desde el 1541, por orden de Solimán el Magnífico porque, según la tradición judeo-cristiana, es la que utilizará el Mesías para entrar en la ciudad (Zac. 14:4).   Así que, para impedir la entrada del Mesías, los árabes sellaron esa puerta; pero lo curioso es que realmente no pudieron evitar que se cumpliera otra palabra profética, pues en Ezequiel 44:1 y 2, podemos constatar cómo Jesús ya cumplió otra profecía dada en la Escrituras:
"Me hizo volver hacia la puerta exterior del santuario, la cual mira hacia el oriente; y estaba cerrada.  Y me dijo Jehová: Esta puerta estará cerrada; no se abrirá, ni entrará por ella hombre, porque el Señor Dios de Israel entró por ella; estará, por tanto, cerrada."

Así que, los musulmanes queriendo impedir el cumplimiento de esta profecía, lo que hicieron en realidad, sin quererlo, fue cumplir otra.  Y además de sellarla, establecieron un cementerio en frente de ella, para evitar que el profeta Elías, precursor del Mesías, también entrara por ella (Mal. 4:5), pues tenían la idea que éste en su función sacerdotal no podría entrar por un cementerio, tal como lo establece la ley mosaica (Lev. 10:06, Lev. 21:1-5, Ez. 44:20-25).

La Puerta Dorada (Heb. שער הרחמים, Sha'ar Harahamim), también se le conoce como Puerta de la misericordia o también Puerta de la vida eterna. Según los turcos musulmanes, hay dos caminos a esta puerta: uno es llamado “Puerta del arrepentimiento” y el otro “Puerta de la misericordia”, y de allí deriva uno de sus nombres. Mientras que en el libro de los Hechos es mencionada como la Puerta hermosa (Hch.3:2)

También según la tradición, los exegetas bíblicos explican que por esa misma Puerta fue que entró el Señor Jesucristo, a Jerusalén, montado en un asno; pues esa era la puerta que queda exactamente al frente de la bajada del Monte de los olivos, por donde también entraban los caminantes y viajeros que llegaban desde la parte oriental del país.  Así que, por esa puerta entró el Maestro a Jerusalén, cuando toda la multitud clamaba: «¡Hosana al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosana en las alturas!»  Mientras la multitud tendía sus mantos a su paso y batían ramas de palmas por el camino (Mt. 21:9).

INTERCESIÓN:

Grupo de intercesores que me acompañaron
A diferencia de todas las otras ocasiones, en esta oportunidad el Señor me permitió ir con un numeroso grupo de intercesores, alrededor de 20 intercesores de Venezuela y España, además de otras personas que quisieron acompañarme en este viaje, con propósitos principalmente culturales y recreacionales.  E hicimos este viaje de intercesión profética enmarcado dentro de un tour de peregrinación cristiana, que llamamos "Jerusalén: Puerta del Cielo".  Y comenzamos nuestro recorrido en Nazareth y lo culminamos en Jerusalén.  Fueron ocho días de intenso recorrido por diversos lugares de interés histórico, bíblico y cultural.  Una experiencia por demás muy enriquecedora e inspiradora.

Y tal como lo sugirió el profeta Rick Riddings en la interpretación que hizo de la visión de las Cuatro puertas antiguas, que Dios le dio el 31 de octubre de 1997, todo el equipo de intercesores procuramos ir con un espíritu y corazón humilde ante el Señor.  Aquí cito las instrucciones del hermano Riddings:
"Pero en Jerusalén se le veía a la Novia como montada de lado, detrás de Jesús (Yeshua) y agarrándose firmemente de Él, mientras Él montaba un asno bajando el monte de los Olivos, dirigiéndose hacia la Puerta del Oriente. Este no era todavía su retorno literal físicamente, más bien era la Novia en una profunda identificación con la humildad de Jesús expresada en su primera entrada a Jerusalén como Rey en un asno. Así como Jesús, la novia no debe entrar a Jerusalén en ninguna de las formas de arrogancia con que ha entrado, con que ha conquistado y saqueado a Jerusalén en siglos pasados. Esta vez debe entrar habiendo pasado por el proceso de humillación de las tres primeras puertas. Debe venir a confesar sus pecados contra Jerusalén, en un espíritu de verdadero remordimiento."

Así que, el viernes 6 de mayo en la noche, antes de ir a la Puerta dorada al día siguiente, fuimos al Centro de oración, fundado por el profeta Rick Riddings, cerca del monte Sión, llamado Succat Hallel (tienda de alabanza) y tuvimos un tiempo corto de vigilia desde las 21:00 PM hasta las 24:00 AM, en el que pudimos alabar a Dios, tanto en español como en inglés, y pudimos realizar un acto de humillación y confesión de nuestros pecados ante el pueblo judío presente en el salón.

También oramos a favor de Israel, pidiéndole perdón al Señor por Su pueblo, que también ha pecado y se ha rebelado contra Él y contra Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo (Lc. 19:41-44).  Y para ello, el Señor nos llevó también al pasaje de Ezequiel 8:5-18, que narra el pecado de idolatría del liderazgo del pueblo en el mismo templo, y por este y otros pecados, rebeliones e iniquidades vino el juicio de Dios sobre esta nación

Este tiempo de humillación, de confesión e intercesión fue sencillamente hermoso, la presencia del Señor tocó a todos los presentes y pudimos prepararnos mental y espiritualmente para la jornada de intercesión que tendríamos al día siguiente.


Al día siguiente, el sábado 07 de mayo del 2012, después de visitar el lugar de la Calavera, la tumba vacía y el jardín de Getsemaní (cerca del Monte de los olivos), nos trasladamos a la Puerta de los leones, también conocida como la puerta de Esteban, donde cuenta la tradición fue apedreado el diácono o primer martir cristiano (Hch. 7:54-60).  Y de allí, entramos al cementerio musulmán, que conduce a la Puerta oriental.

Allí oramos, declaramos y proclamamos la Palabra y tocamos el shofar.  Proclamamos el Salmo 24, con el que le dimos la bienvenida al Rey de gloria y le expresamos nuestro profundo deseo por Su Segunda venida.

También proclamamos la palabra profética dada por Zacarías 14:4, Malaquías 4:5 y Ezequiel 44:1-4, que proclaman la Segunda venida de nuestro Señor y Su plan de entrar por la Puerta oriental y al Templo, para establecer Su reino eterno desde Jerusalén.

Y en un acto sencillo, pero fundamentado en la Palabra de Dios y llenos de la presencia del Espíritu de Dios, intercedimos en la cuarta Puerta, en la Puerta oriental, por donde entrará nuestro Señor Jesucristo, en Su Segunda venida.

Recibimos la unción de Elías y nos proclamamos parte de la generación de Elías de los últimos tiempos, que preparará el camino a la venida de nuestro Señor y Rey.

En la próxima entrega, compartiré la conexión que hay entre las cuatro Puertas y el pueblo judío.  Si desea continuar con la Segunda parte de esta crónica, haga click aquí.

Fuentes citadas o consultadas:
The golden gate
The mount of the temple
Wikipedia: puerta dorada
Las puertas de Jerusalén
La puerta dorada


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
La Puerta de Jerusalén II
Jerusalén: Puerta del cielo