LA PLAZA DEL TRIUNFO II

LA PLAZA DEL TRIUNFO Parte II
La adoración a María y la reina del cielo
Por apóstol Daniel Guerrero

En la Primera parte de este estudio analizamos el monumento de la plaza del triunfo, en Granada, que fue dedicada a la promulgación del dogma católico de la inmaculada concepción de María, por el papa Pío IX, en 1854.  Pero en esta Segunda parte, quiero detenerme en la relación espiritual e histórica que hay entre la adoración pagana a la reina del cielo de antiguas religiones y civilizaciones asiáticas y mediterráneas, con el culto cristiano romano a la virgen María.

TRASFONDO BÍBLICO-HISTÓRICO:
Semiramis y el niño Tammuz - María y el niño Jesús
En el Antiguo Testamento a la reina del cielo se le asocia con Astarot, ya presente cuando Israel conquistó a Canaán, como la tierra prometida y por la cual se desviaron en apostasía y adoración idolátrica, ofendiendo al Dios de Israel (Jue. 2:11-13; 10:6-7). 

 Astarot se le asocia también con la diosa sidonia Astoret (Astoreth/Astaroth), diosa del amor y la fertilidad, como una de las diosas a las que el rey Salomón, en su apostasía, comenzó a adorar, bajo la influencia de sus muchas esposas y concubinas extranjeras (1Re. 11:5).  Astoret fue uno de los dioses a los que Salomón guió al pueblo a adorar y por esa causa, Dios dividió el reino de Israel, en el reino del norte y del sur (1Re. 11:33).  Durante su reinado Salomón también le construyó templos o edificaciones para su adoración, que años más tarde el rey Josías en su proceso de restauración espiritual tuvo que derribar (2Re 23:13-14).

Durante el ministerio del profeta Samuel, que implicó la restauración de la verdadera adoración al Dios de Israel, también tuvo que confrontar la adoración idolátrica a Astarot y mandó a derribar los altares y lugares altos donde se ofrecían culto y sacrificios, y Samuel guió al pueblo a alejarse del culto a Astarot (1Sam. 7:3-4; 12:10)

El profeta Jeremías durante sus años de ministerio también enfrentó el culto idolátrico a la reina del cielo; y por medio de él podemos aprender un poco más cómo se le daba culto a esta diosa.  Según algunos estudiosos bíblicos la diosa a la que se refería Jeremias probablemente era la babilónica Ishtar, que hemos visto tuvo su representación en la diosa cananita Astarot y la fenicia/sidonia Astoret.

En el capítulo 7 de su libro Jeremías denuncia el pecado de idolatría y religiosidad presente en el pueblo judío de Jerusalén, y describe la práctica de hacer ofrendas cosidas: tortas (7:18) a la "reina del cielo", y cómo todas las familias participaban de alguna u otra manera en esta práctica idolátrica promovida principalmente por los padres.  En el capítulo 44 de su libro, el profeta Jeremías también amonesta al pueblo judío que huyó hacia Egipto, pues se resistían a la inminente invasión babilónica (Jer. 43:1-3) y en este capítulo se describen otros ritos y prácticas cúlticas que los judíos hacían como tributo y adoración a la "reina del cielo":
1. Ofrecían incienso (44:17-18)
2. Ofrecían libaciones (44:17-18)
3. Ofrecían votos (44:25)

En el Nuevo Testamento no se observa entre el pueblo judío de la época, por lo menos evidentemente, ningún culto a ninguna diosa extranjera.  Quizás las amargas experiencias pasadas con los asirios, babilonios y griegos hicieron recapacitar duramente a los líderes religiosos y enfocarse más bien en el estudio y la práctica de la Ley y las enseñanzas de los profetas; de hecho, sectas como los fariseos, saduceos y esenios surgieron como respuestas a esos años de decadencia espiritual; que si bien es cierto alejaron al pueblo de la idolatría y de prácticas paganas vecinas, los llevaron a otro extremo de una vida y práctica religiosa carente de sensibilidad espiritual.  Por esa razón, el Maestro de Galilea no enfrenta la idolatría que tuvieron que enfrentar los profetas del pasado, pero sí tuvo que enfrentar, y duramente, la religiosidad extrema de las sectas judías presentes en su época.

Así que, pensar que Jesús y Sus apóstoles tuvieran una noción divina o de devoción espiritual hacia María, como la que practica la iglesia católica romana, es bíblica e históricamente impensable y sin fundamento.   Cualquier estudioso de las Escrituras y de la historia del Nuevo Testamento reconocerá eso, sólo el fanatismo religioso y los intereses político-religiosos del otrora imperio "cristiano" romano pudieron cegar las mentes de la curia romana.

Como lo señala el Sr. Guayre Adarguma, en su estudio sobre la "diosa madre":
"Los primeros cristianos no veneraron a la madre de Jesús como divinidad, pero la resistencia por parte de los fieles de la Diosa-Madre a aceptar los fundamentos de un dios único propugnado por un cristianismo ya jerarquizado a imagen y semejanza del imperio romano, indujo a la jerarquía romana a asumir los aspectos divinos de la Diosa-Madre y atribuirlos a la madre de Jesús, divinizando así la figura de María, la oposición mostrada por un sector del clero a esta falsificación, motivó la convocatoria del Concilio de Efeso en el 431 de la era actual. No por casualidad dicho Concilio tuvo lugar en Efeso sede precisamente del mayor templo dedicado a la diosa Atenea [y antiguamente a Diana], pero lo realmente interesante del concilio efesíaco es la disputa teológica y de poder en el seno de la Iglesia romana que determinaría la condena del nestorianismo como movimiento herético. Es precisamente durante el siglo V, cuando los dogmas y los fundamentos teóricos de la Iglesia Cristiana estaban formándose, y el canon se estaba elaborando a partir de discusiones de esta naturaleza."



En los Evangelios se reconoce la virtud humilde y se celebra la fe de María como receptora del milagro de la encarnación del Hijo de Dios.  Pero hasta allí llega la honra y el reconocimiento para alguien que supo disponerse en la manos de Dios, para la gloria de Su santo Nombre.



LA REINA DEL CIELO Y EL CULTO AL SOL
Para algunos investigadores, la forma lingüistica de Astoret/Astarot tiene sus raíces en la diosa acadia/babilónica Ishtar (de donde proviene el nombre de Ester; Est. 2:5-7). Ishtar era la diosa babilónica del amor (sexual) y la guerra, de la vida y la fertilidad; se asocia con el planeta Venus y con la constelación de Virgo, y por eso se dice de ella, que es la diosa "eterna y siempre virgen".


Semiramis y Tammuz
En la religión cananea Ashera, conocida también con el título de la "reina del cielo" se relacionaba con el dios "El", con "Baal" y "Astarte".  El y Ashera son los dioses engendradores, de los cuales saldría Baal, dios del sol, la lluvia y la guerra.  El era representado como un toro, pero Baal como un becerro.  Esta "familia divina" estaba ligada a los ciclos solares y lunares, a las estaciones y a las cosechas.

Pero el culto a la "diosa madre" o "reina del cielo" puede ser trazado a la historia de la reina de Babel Semiramis y su ilegítimo  hijo Tammuz, a quien hizo declarar dios y la re-encarnación de su esposo Nimrod (Gén. 10:8-12).  La reina Semiramis creó todo un culto alrededor de su hijo-dios Tammuz y de ella misma.

Luego el culto a la "reina del cielo" evolucionó a la adoración de Ishtar, diosa asiro-babilónica (cuya homóloga era la sumeria Innana, también conocida como Ninnanna o "reina del cielo"), relacionada a la fertilidad, el amor erótico y la guerra.  Ishtar, aunque tuvo relaciones con muchos dioses amantes, incluso Tammuz, mantenía su virginidad y por eso también se la llama "la siempre virgen", posiblemente por su relación astral con Venus, como "la estrella de la mañana", y la constelación de Virgo (Virgen).

Tanto Ishtar (Babilonia), Innana (Sumeria), Afrodita (Grecia) y Venus (Roma) están ligadas al planeta Venus, la constelación de Virgo y al culto solar-lunar.  Recordemos que el planeta Venus aparece como una estrella tanto al amanecer junto al sol como al atardecer junto a la luna, y de allí surge su adjetivo como "reina del cielo".

Pero una diosa menos conocida, y no menos importante en el desarrollo histórico-religioso del culto a la "reina del cielo" y al "dios sol", es Tanit.  Ella, al igual que el resto de las figuras divinas maternales tuvo su origen en Mesopotamia (cuna de la idolatría mundial), y de allí pasó a Egipto y más tarde a algunas zonas de lo que hoy se conoce como España (Cartagena e Ibiza) y el antiguo reino de Cártago de donde se esparció por todas las costas del Mediterráneo.  Tanit también se relacionaba con el culto al dios solar Baal.  Los símbolos con los que se identifica a Tanit son la media luna, el disco solar (al igual que Isis), la paloma (luna), la granada (fertilidad), y el león (guerra).

Y por último todo este desarrollo histórico-religioso nos lleva al culto a la diosa solar egipcia Isis, también llamada como sus predecesoras como la "diosa madre", "madre de los dioses" y "diosa de las pirámides".  Su nombre egipcio era "Ast", que se traduce como "trono".  El nombre Isis proviene del idioma griego.

Isis y Horus - María y Jesús
Isis es la hija de Ra dios egipcio del sol, diosa de la fertilidad, diosa de la maternidad,  la gran diosa madre y la gran maga.  El culto a Isis fue ampliamente propagado y aceptado en la Roma pre-cristiana.

Este culto a Isis, la diosa madre o reina de los cielos, tan popular en Roma, así como a Diana en Éfeso, pavimentaron el terreno, para que siglos después, bajo el imperio romano "cristiano", el clero católico elaborara con acrobacia teológica sus dogmas marianos como la maternidad divina de María (Concilio de Éfeso año 431 d.C.), la virginidad perpetua de María (Concilio de Letrán, año 649 d.C.), la inmaculada concepción de María (en el Vaticano, año 1854 d.C.), y la ascensión de María (en el Vaticano, año 1950 d.C.).

Como hemos visto, la declaración hecha o forjada por el papa Pío IX junto con la curia católico-romana sobre la "inmaculada concepción de María", en 1854, tiene su milenaria trayectoria que nos lleva de vuelta a la cuna de las religiones idolátricas del mundo: Babilonia.

Este antiguo culto a la "diosa madre" y a la "reina del cielo" ha tenido gran influencia y expansión a través de los siglos y a todas las naciones, llegando aún a permear e influir profundamente a lo que hoy conocemos como el cristianismo católico romano y aún el ortodoxo-oriental.  Y hemos visto la estrecha relación que hay entre este culto astral (Luna, Venus, Virgo) y el culto al dios sol, que en él se resume todo, como bien lo describió el apóstol Pablo en su carta a los romanos:
"Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.
Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén"
 (Romanos 1:21-25).

Si desea continuar con la Tercera parte de este tema, haga click aquí.

FUENTES:
http://en.wikipedia.org/wiki/Queen_of_Heaven
http://es.wikipedia.org/wiki/Ishtar
http://www.topical-bible-studies.org/37-0036.htmhttp://www.topical-bible-studies.org/37-0012.htm
http://www.tiempodevictoria.com.ar/estudios/colaboraciones/89
http://www.cuttingedge.org/sp/virginmaria.htm
http://elguanche.net/Ficheros/desposecioncanarias1.htm
http://rocaeterna.mforos.com/1385593/6976297-la-reina-del-cielo-dr-luis-f-orihuela-ministerios-kerigma/
http://www.idyanunciad.net/reina/tema14.htm


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
La Plaza del Triunfo Parte I
El vuelo del águila Parte I
El vuelo del águila parte II



LA PLAZA DEL TRIUNFO

LA PLAZA DEL TRIUNFO
Monumento a la Inmaculada Concepción de María
Por apóstol Daniel Guerrero


INTRODUCCIÓN

La plaza del Triunfo se encuentra en lo que anteriormente era un cementario a las afueras del Albaicyn, que celebra la promulgación del dogma católico sobre "la inmaculada concepción de María" (la madre de Jesús), dogma refrendado por el papa Pío IX, el 8 de diciembre del año 1854, que textualmente dice:
"Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles."

Todo sano y objetivo estudiante de la Biblia sabe y reconoce que tal mentira y barbaridad no tiene ningún basamento ni se enseña en las Sagradas Escrituras; y todo investigador histórico sabrá reconocer, que es mero invento de la curia católica romana para contrarrestar las corrientes de pensamientos filosóficos naturalistas y la teología protestante que rápidamente se esparcía en esa época, por toda Europa y el mundo.

Este dogma está ligado a otro falso dogma y enseñanza de la iglesia católica romana que dice que ¡María es la madre de Dios!  Pero en la Biblia, que es la Palabra de Dios, se enseña que María fue la madre de Jesús (Mt. 1:18-25; Lc. 2:1-7), quien es el Hijo de Dios y en quien reposa toda "la plenitud de la divinidad" (Jn. 1:14,16-17; Col. 1:20; 2Pe. 1:16-18; 1Jn.1:1-3), no en María, como la iglesia católica falsamente quiere enseñar con este dogma claramente de factura humana.  Más bien ella, como todo ser humano, reconoció que Dios es su salvador:
"Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi salvador.  Porque ha mirado la bajeza de su sierva; porque he aquí, desde ahora dirán bienaventuradas todas las generaciones.  Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre.  Y su misericordia es de generación en generación a los que le temen" (Lc. 1:46-50).

Esas arriba, sí son las palabras dichas por la misma María y citadas por el Evangelio, que encontramos en el texto sagrado del Nuevo Testamento.  Y no es el momento ni el lugar para explicar e interpretar su significado para la fe de los que nos conocemos como discípulos de Jesucristo.  Pero dejo al lector la iniciativa de meditar en ellas, para que el Espíritu de Dios le guíe a la verdad.

TRASFONDO HISTÓRICO-CULTURAL:
El dogma de la inmaculada concepción es una enseñanza que experimentó su desarrollo histórico; no fue una enseñanza que la iglesia católica romana aceptó de un día para otro, de hecho tiene menos de 200 años de su promulgación; y como dije arriba, tiene también sus razones históricas por las cuales fue decretado en ese año, por ese papa.  ¡Tuvieron que pasar más de 18 siglos para que la curia romana llegara a declarar semejante mentira!

Y para justificar semejante aventura doctrinal la curia romana ha pretendido basar este dogma solamente en una visión sesgada de las enseñanzas en los Evangelios del Nuevo Testamento y en una elucubración de un solo pasaje del Antiguo Testamento (i.e. Gén. 3:15; ).  Cabe mencionar aquí, que María no se menciona en lo absoluto en las cartas o epístolas de los apóstoles de Jesucristo, ni en ellas se expresa ninguna enseñanza expresa que exhorte, anime o promueva ninguna especie de culto, ni admiración o devoción a la que fuera la madre de nuestro Señor Jesucristo.  La enseñanza apostólica es totalmente cristocéntrica y su objetivo no es otro que exaltar, anunciar y proclamar la grandeza del Nombre de Jesucristo y Su obra en la cruz del Calvario, para la salvación de toda la humanidad; y así lo dejaban establecido en sus enseñanzas y predicaciones:
"Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, que podamos ser salvos" Pedro (Hechos 4:11-12).

"Estas cosas os he escrito a vosotros los que creéis en el Nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios" Juan (1Juan 5:13)

"Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre" Pablo (Filipenses 2:9-11).

"Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio así mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo" Pablo (1Timoteo 2:5-6).

"Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que lo podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.  Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen" (Hebreos 5:7-9).

"Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios" (Hebreos 12:2).

Habría muchísimo que decir y afirmar de estos textos que expresan las claras enseñanzas de los apóstoles referente a Jesucristo y Su obra de salvación en la cruz del Calvario; pero confío que el Espíritu Santo y la misma Palabra, guiará los pensamientos del lector, para que edifique una postura firme y bíblica ante las mentiras de los dogmas católicos que sostienen el sistema de culto a María.

Si la plaza del triunfo celebra algo es "el triunfo" del paganismo greco-romano, después de más de 18 siglos, en el seno de la iglesia católica romana; "el triunfo" de la curia romana, que después de siglos de desviarse y alejarse de las claras enseñanzas del Evangelio y de los apóstoles, finalmente aceptaron abierta y completamente el culto pagano a la reina del cielo, camuflageado en el culto idolátrico a la virgen María.

Al no hallar ningún fundamento para sus dogmas en las claras enseñanzas del Nuevo Testamento, la curia romana tuvo que echar mano, sin no poca resistencia interna, a sus interpretaciones y elucubraciones racionales citando a algunos llamados "padres" de la iglesia.  Que digo yo, serán los padres de la iglesia católica, porque el Padre de la Iglesia fundamentada en el Nuevo Testamento, es nuestro Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo (1Pe. 1:3; 1Jn. 1:3; Ro. 1:7; 1Cor. 1:3; 2Cor. 1:2; Gál. 1:3-4; Ef. 1:2-3; Fil. 1:2; Col. 1:2-3; 1Ts. 1:1; 2Tes. 1:1-2; 2:15-17; 1Ti. 1:2; 2Ti. 1:1-2; Tito 1:4).

Pero, al igual que hoy, así como hubo líderes en la iglesia que daban pie para un culto idolátrico hacia María, también habían muchos que procuraban que la iglesia se mantuviera apegada a las enseñanzas del Nuevo Testamento sobre María.  Y para no agotar al lector con tantos nombres y citas, prefiero no mencionarlos aquí y dejarlo a su propia iniciativa e interés, para lo cual dejo abajo algunas fuentes para este estudio.

El trasfondo histórico y pagano al culto a la "virgen María" se remonta a las religiones orientales de Egipto, Palestina y del Mediterráneo, que rendían adoración a una diosa llamada la "reina del cielo".
Esta es la imagen ultra que la ICR quiere ver en María
En Egipto el culto a la diosa madre y reina del cielo era dirigido a Isis y su hijo solar Horus; en Babilonia a Innana; en Palestina (Canaán) era a Astarte/Astarot/Ashera; en Grecia era Gea o Démeter; en Asia menor a Artemisa o Diana; en Roma era a Cibeles.  La presión de la "fe o voz del pueblo", unida a la de líderes confundidos o sedientos de poder y reconocimiento público, lograron finalmente que este antiguo culto pagano se infiltrara en la doctrina y práctica de la iglesia católica romana.
Isis y Horus (Egipto),  Ishtar (Mesopotamia), Innana (Babilonia)
Así como la figura y nombres de la antigua diosa madre cambió de lugar, cultura y nación, así también pasó con el culto a la reina del cielo, representada en la virgen María, que asumió los mismos títulos y atributos de su predecesora pagana y la habilidad de cambiar su nombre de lugar en lugar, por esa razón tenemos tantas "vírgenes" en tantos lugares, refiriéndose a una misma divinidad: virgen de Guadalupe, de Fatima, de Lourdes, del Carmen, de Coromoto, de las Angustias, del Socorro, de la Candelaria, y un laaaargo etc.


Y en vista que, así como en la antigüedad, el culto a la reina del cielo, en su versión católica, tiene mucha relación con el culto al sol, dejaremos para la próxima entrega un estudio específico sobre esta divinidad y el dios sol, que nos traiga más luz a las entregas anteriores relacionadas con este tema.


Si desea continuar con la Segunda parte de este tema, haga click aquí.


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
El vuelo del águila II
El vuelo del águila III
El palacio de Carlos V
La plaza del triunfo II
La plaza del triunfo III

FUENTES CITADAS O CONSULTADAS:
http://www.granadadirect.com/rincones/triunfo-granada/
http://es.wikipedia.org/wiki/Inmaculada_Concepci%C3%B3n
http://ec.aciprensa.com/i/inmaconcepcion.htm
http://www.franciscanos.org/virgen/rambla.html
http://www.usma.ac.pa/web/Pastoral/Reflexiones/EldogmadelaInmaculadaConcepci%C3%B3n(ensayo).pdf
http://www.reinadelcielo.org/estructura.asp?intSec=4&intId=51
http://www.cristianismo-primitivo.org/info_otros_estudios_mariolatria.html
http://www.chick.com/es/reading/books/216/216_16.asp
http://mujercristianaylatina.wordpress.com/2008/12/09/inmaculada-concepcion/